<
>

Aficionados presentan demanda colectiva contra GP de Las Vegas

play
Habría una demanda colectiva contra el GP de Las Vegas (2:35)

Katia Castorena con los detalles de esta demanda colectiva por parte de aficionados al no poder permanecer para al P2 del viernes. (2:35)

Alrededor de 35,000 personas buscan acciones legales contra la organización luego de la cancelación de la práctica del jueves


El problemático Gran Premio de Las Vegas de la Fórmula 1 enfrenta una demanda colectiva en nombre de las 35,000 personas que compraron boletos para la sesión de práctica del jueves que se canceló cuando el Ferrari de Carlos Sainz sufrió daños por una tapa de drenaje suelta.

La muy esperada acción en el circuito iluminado por luces de neón, que incluye una sección a lo largo del famoso Las Vegas Strip, duró poco más de ocho minutos antes de detenerse.

Lo que siguió fue una pausa de cinco horas y media mientras el personal de mantenimiento removía las 30 cubiertas a lo largo del trazado de 3.8 millas y llenaban los huecos con arena y asfalto.

La segunda sesión de prácticas de 90 minutos comenzó frente a tribunas vacías a las 2:30 a.m. del viernes, mucho después de que los aficionados habían sido evacuados en una decisión que los oficiales indicaron que se trató de una medida de precaución necesaria.

Los oficiales del Gran Premio de Las Vegas intentaron controlar los daños, ofreciendo vales de mercancía de 200 dólares a los dueños de entradas de un solo día.

La compensación no se extendió a quienes habían comprado pases de tres días.

La firma de abogados Dimopoulos y JK Legal & Consulting dijeron que habían presentado una demanda colectiva contra el Gran Premio de Fórmula 1 de Las Vegas (LVGP) en el tribunal estatal de Nevada el viernes a nombre de las personas que compraron entradas para la sesión de práctica.

La demanda nombró como acusados a los dueños de Fórmula 1 y promotores de carreras Liberty Media Corporation, DBA Formula One Heineken Silver Las Vegas Grand Prix y TAB Contractors Inc.

"Hay una serie de problemas con esa [compensación]", señaló Steve Dimopoulos a Reuters a través de una entrevista telefónica este sábado. "Claramente, eso [el vale de mercancía por 200 dólares] no es un reembolso suficiente.

"Muchos aficionados probablemente ni siquiera quieran eso, quieren que les devuelvan su dinero.

"También hay cuestiones periféricas sobre qué pasa con las personas que vinieron de fuera de la ciudad y pagaron sumas importantes por pasajes aéreos y hoteles".

La decisión de enviar a los aficionados a casa se tomó por preocupación por la seguridad pública y los oficiales de seguridad que habían estado en servicio durante mucho tiempo, refirieron la CEO de LVGP, Renee Wilm, y el CEO de la Fórmula 1, Stefano Domenicali, en un comunicado conjunto.

La clasificación se realizó este viernes y se completó sin incidentes.

Un portavoz del Gran Premio de Las Vegas dijo: "No podemos comentar sobre el litigio. Nuestro objetivo es garantizar que nuestros aficionados tengan una experiencia entretenida en un ambiente seguro, la que siempre es nuestra principal prioridad".