<
>

Desde jugar fútbol hasta pelear en la escuela: Jessie Magdaleno, en palabras de quien mejor lo conoce

play
¿Quién ha sido el mejor boxeador mexicano que nunca logro ser campeón? (15:51)

Jorge Eduardo Sánchez, la leyenda Julio César Chávez, Bernardo Osuna y David Faitelson discuten los nombres más relevantes. (15:51)

Jessie Magdaleno proviene de una familia de peleadores. Su hermano mayor, Diego, de 33 años, y su hermano menor, Marcos, también son boxeadores profesionales.

La familia Magdaleno, que también incluye a tres hermanas mayores, se estableció originalmente en Los Ángeles. Jesús, padre de seis hijos, trabajó durante años en el icónico Original Tommy's World Famous Hamburgers en la esquina de Beverly Boulevard y Rampart Boulevard. "Éramos el 'Brady Bunch' mexicano", dice Diego con una sonrisa.

Buscando mejores oportunidades de empleo, el padre mudó a la familia a Las Vegas en 1996, donde consiguió un trabajo administrando tiendas de conveniencia 7-Eleven. Con todos sus muebles en la parte trasera de una camioneta prestada, Diego recuerda conducir por Las Vegas Boulevard. "Nos parecíamos a los Beverly Hillbillies", dice.

"Nos quedamos con nuestro tío durante ocho meses, hasta que mi padre se acomodó de pie", dice Diego. "Nos mudamos a una casa, una casa de cuatro dormitorios, dos baños, era la primera vez que vivía en una casa. Siempre crecí en un apartamento. Pensé: ‘Wow ... somos ricos ¡Lo hemos logrado! Teníamos un patio trasero, teníamos un patio delantero, teníamos una habitación de invitados, era una locura. Fue simplemente increíble".

En aquel momento, Jessie era solo un niño pequeño, con la gloria del boxeo ni siquiera un destello en su mente. Hoy tiene marca de 27-1 y es ex campeón de peso junior pluma de la OMB, de cara a una pelea ante Yenifel Vicente. Es la continuación de un viaje desde su derrota por KO en el round 11 ante Isaac Dogboe en 2018. Se recuperó con dos victorias en 2019 contra Rico Ramos y Rafael Rivera, y el jueves, sin fanáticos en Las Vegas (8:00 ET, ESPN Deportes), su enfoque será en mantener el rumbo con una victoria sobre Vicente.

Pero el enfoque de Jessie no siempre fue en el deporte, y fue su hermano quien lo empujó en esa dirección. En muchos sentidos, Diego (32-3, 13 KO) crió a Jessie como boxeador. Pasaron mucho tiempo en el gimnasio desde que eran niños, entrenaron juntos, y durante los días en que ambos estaban con Top Rank, Diego y Jessie incluso boxearon en las mismas carteleras.

Se dice que nadie te conoce tan bien como tus hermanos, y eso parece cierto, especialmente cuando se mezclan las vidas profesionales. Con eso en mente, le pedimos a Diego que compartiera algunas historias sobre su hermano que solo él podía contar.

Nota del editor: El contenido ha sido editado por brevedad y claridad.

MÁS: Cómo ver Jessie Magdaleno vs. Yenifel Vicente por ESPN y ESPN Deportes


Jessie no estaba interesada en el boxeo cuando era niño

Siempre fue un niño entretenido, pero Jessie nunca estuvo realmente interesado en el boxeo. Al principio solo iba al gimnasio y hacía payasadas, sin tomarlo en serio. Le gustaba el fútbol, así que mi papá lo puso en fútbol. Pero cuando yo estaba en el gimnasio de boxeo, [mi papá] trajo a Jessie con él.

Jessie hizo lo que quería, y a medida que crecía, todo lo que realmente quería hacer al principio era solo entrenar. "No quiero hacer ejercicio, no quiero hacer nada, todo lo que quiero hacer es entrenar", decía. Entonces, cuando tenía alrededor de 13 años, realmente lo vimos enloquecer por el deporte. Viste esa chispa en Jessie. La misma actitud, pero ahora tenía un propósito. Estaba ganando trofeos, estaba feliz, estaba siendo incluido en equipos. Comenzó a abrirle puertas.


¿Algo extra con su pizza?

Un día, Jessie y mi hermana Veronica, que es dos años mayor que yo, trataron de acorralarme. Me perseguían por toda la casa, intentando arrojarme comida. Mi hermana trepó la pared y cerró la puerta del dormitorio. Así que solo había un camino a seguir: sobre el muro donde ella estaba.

Cuando Jessie trató de cruzar la pared para tratar de atraparme, lo esquivé y ella le pegó en la cara con una pizza.


No hay cortes en la cafetería.

Cuando estaba en sexto grado, Jessie estaba en primer grado. Se metía en problemas con los niños más grandes en la escuela todo el tiempo. Por casualidad, Jessie tuvo algunos problemas con los alumnos de quinto grado, y lo perseguían de la escuela todos los días. Le dije: 'Mañana, te voy a recoger', y le dije: 'Espérame, aquí mismo'.

Antes de que pudiera salir de la casa, pude ver a alguien a la distancia [corriendo]. Dije: '¡¿Ese es Jessie ?!' Eran cuatro estudiantes de quinto grado en bicicleta, dos en cada bicicleta, uno montado en las clavijas. Dijeron: 'Oh, este tipo, se está metiendo con nosotros, nos sigue hablando y provocando, vamos a patearle el culo'.

Dije: 'No, no, este es mi hermano pequeño, y hay cuatro de ustedes y solo uno de él. No sé qué hizo para empezar a tener problemas con ustedes, pero termina aquí mismo’. Bueno, este tipo se puso realmente duro y saltó de su bicicleta y me rodeó, nos rodeó. Y como eran cuatro, hicieron un gran círculo a nuestro alrededor. Así que miré a Jessie y dije: 'Jessie, a la cuenta de tres, necesito que corras'. Así que conté hasta tres y él corrió en una dirección, golpeé a dos de los muchachos y los dejé caer al suelo. El tercer tipo vino hacia mí y lo pateé, y luego comencé a moverme hacia mi hermano.

Se subieron a sus bicicletas y se fueron por el camino opuesto y comenzamos a correr y pensamos: ‘¿Qué? ¡¿Eso fue todo?!’ Entonces lo miré y le dije: ‘¿Qué estás haciendo, Jessie? ¿Por qué te persiguen?’ Él dijo: 'Porque cortaron frente a mí en la fila del comedor'. Yo dije: '¿En serio? ¿Y no los dejaste?’ Él dice: "Los cuatro, ninguno de ellos iba a terminar delante de mí".

Le dije: "Debes haber tenido hambre".


Desayuno de 'cabeza'

En un momento estábamos yo, Jessie y Marco, todos en un campamento con Joel Díaz. Nos quedamos en el campamento, y no sucedía nada. Estábamos aburridos. Teníamos que buscar la manera de entretenernos.

Los jueves en el campamento, tomábamos el día libre porque los viernes entrenamos, era un día difícil. Me levanté una mañana, estaba sentado allí tomando mi café y viendo la televisión. Estos muchachos seguían durmiendo y no podía creerlo. Entonces me dije a mí mismo: "Sabes, creo que les prepararé el desayuno". Publiqué en Instagram y Facebook que les iba a servir el desayuno.

Fui a cada una de sus habitaciones y rompí un huevo sobre sus cabezas. Se despertaron y estaban furiosos. Les dije: 'Sí, ustedes tuvieron huevos para el desayuno esta mañana'. Estaban enfadados, en ese momento Marco tenía el cabello largo y rizado y [el huevo] estaba por todos lados, tenía la yema corriendo por su cara, y Jessie estaba enojado.

Hicimos muchas cosas como esas para mantenernos en movimiento y motivados, y divertirnos al mismo tiempo.


Bastones de dulce y ... ¿hockey?

Nos respaldamos el uno al otro - él y yo estamos separados por cinco años. Siempre quiso pasar el rato conmigo y con mis amigos. Eso era una cosa. Siempre lo dejaba atrás, pero a medida que crecía nos comenzamos a compartir más. Nunca peleamos entre nosotros, siempre fui el hermano mayor que lo cuidaba.

Nos divertimos mucho juntos, nos metimos en problemas y en líos. Tirábamos polvo en el piso de la cocina y usábamos los bastones de caramelo de mi madre que tenía para decoraciones navideñas y jugábamos hockey. Ahora Las Vegas tiene un equipo de hockey, tal vez debimos haber seguido así, estaríamos en los Golden Knights.


13 de la suerte

La pelea de Nonito Donaire cuando Jessie ganó su título, fue muy intensa. Estaba al borde de mi asiento en cada ronda. Fue una gran batalla durante toda la pelea y recuerdo claramente el momento en que lo llamaron vencedor. Todos saltamos de la emoción.

Una vez que llegó al vestuario, el médico le dio 13 puntos de sutura. Mientras íbamos juntos en la ambulancia, nos alegramos de la victoria y repasamos los últimos momentos antes del gran anuncio. Dijo que sabía que estaba ganando toda la pelea y recordó que Donaire estaba muy frustrado.


Luchando entre sí

En realidad, fue [el entrenador] Pat Berry quien nos puso a spar. Creo que tenía 19, 20 años, Jessie estaba en su adolescencia, y nos puso allí para entrenar. No tiré tan fuerte, fue una mano izquierda, pero le conecté a Jessie y él cayó. Después de eso tuve miedo porque prácticamente lo noqueé. Volvió a levantarse, pero yo tenía miedo. Le dije: 'Mira, no quiero entrenar'. Años más tarde, ambos fuimos al campamento con Díaz, y él nos metió juntos en el ring para entrenar.

Y tuve que jugar con él en el ring y mantenerlo como una broma. Si lo hacía en serio, tenía miedo de lastimarlo. Pero Jesse era mucho mayor, y lo tomó [el golpe]. Jessie estaba dispuesto, y Jessie devolvió el golpe. Pensé: 'Oh, está bien, ahora puedo ver el beneficio de esto'. En ese momento, nuestro hermano menor Marcos se metió en el ring con nosotros para entrenar.

Todos hemos estado en el ring entre nosotros. Y es un poco diferente porque no tenemos demasiado sparring de zurdos, y los tres somos zurdos.


¿Entrenamiento? ¿Estamos hablando de entrenamiento?

Solo el hecho de que entrenaba a medias ... Iba a estas peleas y les enseñaba a todos allí. Estaba sacando a estos tipos, y él siempre era el chico más pequeño. Puedo relacionarme con eso, ser bajito y todos los aficionados más altos tenían la ventaja de alcance sobre yo. Pero sabía que me estaba preparando, sabía que estaba entrenando.

Jessie iba al gimnasio con las botas de boxeo,y subía al ring para hacer sparring. Yo, necesitaba mi equipo para la cabeza, mi boquilla especial, necesitaba todas mis cosas que siempre tenía conmigo para entrar allí. Pero Jessie, por otro lado, entraba sin boquilla: "Solo quiero entrenar".