<
>

NBA Playoffs: cómo el Miami Heat pasó de la lotería a las Finales de la NBA

play
La estrategia defensiva que le dio el triunfo al Heat (2:11)

Sebastián Martínez-Christensen analiza la forma en que Miami cambió el rumbo del partido. (2:11)

Comencé a escuchar versiones sobre esto de ejecutivos rivales al final de la temporada 2014-15, cuando el Miami Heat canjeó dos selecciones de primera ronda por Goran Dragic con un contrato que expiraba, y terminó con récord de 37-45, a un juego de los playoffs:

Si no fuera el Heat, todos nos reiríamos de ellos.

Pero claro: era el Heat, con todo lo que eso significaba.

Miami ingresó a la próxima temporada con una de las alineaciones iniciales más intrigantes de la liga: Dragic, el ícono de la franquicia Dwyane Wade, Luol Deng, Chris Bosh y Hassan Whiteside, un prospecto fallido que había pasado de la D League a Líbano antes de que el Heat (como hace el Heat) lo trajo y ayudó a convertirlo en una amenaza de bloqueos de tiros. LeBron James se había marchado a Cleveland dos años antes, pero Pat Riley estaba empeñado en perseguirlo.

VER: Juego 6 Heat-Celtics, domingo 7:30 p.m. ET por ESPN

Ese equipo tenía marca de 29-24 antes de que coágulos de sangre pusieran fin a la temporada de Bosh y eventualmente le robaron la última fase de su carrera. Llegaron a los playoffs de todos modos, perdiendo en siete juegos ante los Toronto Raptors en la segunda ronda.

El Heat se reunió con Kevin Durant ese verano. Cuando Durant eligió a los Golden State Warriors, Miami volvió a firmar a sus propios agentes libres: cuatro años y $98 millones para Whiteside, y luego la decisión de igualar la píldora venenosa de los Brooklyn Nets, una oferta por cuatro años y $50 millones a Tyler Johnson, un diamante no pulido que no fue reclutado en el draft y fue titular en siete partidos en dos temporadas (un aumento único en el tope salarial en el verano de 2016 creó un mercado de jugadores atípico).

El Heat fácilmente podría haber cambiado a Whiteside por un retorno decente antes de su agencia libre, dijeron fuentes de la liga, pero el equipo invirtió comprensiblemente en el jugador que ayudaron a resucitar.

El patrón se repitió en el verano de 2017: Gordon Hayward eligió a los Boston Celtics sobre Miami, y el Heat regresó a sus agentes libres titulares: un contrato de cuatro años y $60 millones para James Johnson; cuatro años y $52 millones para Dion Waiters; y luego cuatro años y $50 millones más para llevarse a Kelly Olynyk de los Celtics.

El Heat había recogido a Waiters y Johnson por muy poco, los ayudó a ponerse en forma y maximizó lo que podían hacer en la cancha. Se convirtieron en piezas centrales de un adorable equipo del Heat que tuvo una racha improbable: 30-11 para terminar la temporada 2016-17 después de comenzar 11-30. Se perdieron los playoffs por desempate.

Justo antes del inicio de esa racha de 30-11, la jefatura de Miami programó una reunión para discutir cómo deberían encarar la fecha límite de cambios, y la realidad de que la matemática reducía sus posibilidades de postemporada, Andy Elisburg, gerente general y vicepresidente senior del equipo presidente, le dijo a ESPN. El Heat empezó a ganar. La reunión nunca sucedió (el Heat nunca ha comenzado realmente una temporada con la intención de rendirse o echarla a perder. Las circunstancias dentro de temporada - lesiones, enfermedad renal de Alonzo Mourning - dictaron sus caídas en 2002-03 y 2007-08).

A mitad de camino de la temporada 2017-18, parecía que echar a perder la temporada anterior podría haber sido la movida "más inteligente". Burlas de rivales a expensas del Heat se transformó en genuina preocupación y curiosidad: ¿Cómo una de las franquicias glamorosas de la liga iba a salir de esto? Cuando viajé a Miami para cubrir al equipo ese invierno, pude sentir cierto malestar dentro de la franquicia. No era desmoralización: más como darse cuenta de que la mayoría de esos contratos estaban saliendo peor de lo esperado y que escalar y salir de eso no sería fácil.

play
0:43

Bam Adebayo se puso la capa y le borró la sonrisa a Jayson Tatum

Jayson Tatum llegó al aro, pero Bam Adebayo tuvo otras ideas con uno de los bloqueos más destacados en la historia de los playoffs de la NBA.

Los problemas de Whiteside se estaban mostrando. Waiters estaba lidiando con una lesión en el tobillo; toda su situación estaba a punto de volverse loca. En el podcast de Lowe Post la semana pasada, Dan Le Batard, quien podría conocer a Riley mejor que nadie en los medios, recordó haber paseado por la sede del Heat en esa época con Riley y haber encontrado paredes adornadas con fotos de Waiters y Whiteside. "Él, como, resopla con desdén", dijo Le Batard, "y simplemente espetó: 'Nuestros supuestos líderes'. Y yo dije, 'Uf. Este no es un buen lugar para que estén estas personas'".

Justise Winslow, su salvador potencial, también estaba lastimado. Su papel en el futuro se ensombreció. El Heat estaba atascado en un territorio de 40 victorias, con un tope salarial obstruido y un carcaj medio vacío de selecciones de draft.

Es posible construir desde el medio hacia arriba sin tocar fondo. Los Pacers pasaron del equipo de ‘Malice in the Palace’ al grupo Paul George-Roy Hibbert que llegó a finales de conferencia consecutivas en 2013 y 2014, empujando a Miami a la distancia en la primera, sin haber ganado menos de 32 juegos o eligiendo más alto que el No. 10. Houston rondaba por .500 después de la disolución de los equipos Tracy McGrady-Yao Ming antes de acumular suficientes selecciones de draft para conseguir a James Harden. Toronto encalló a un nivel más alto de victorias totales antes del golpe maestro de Kawhi Leonard.

Es factible, pero es difícil. Los equipos que lo logran generalmente mantienen limpio su tope salarial y acumulan al menos sus propias selecciones de primera ronda.

No estoy seguro de que haya un precedente claro de lo que Miami ha hecho en solo dos años: reconstruirse para convertirse en un contendiente sobre la marcha desde una posición de debilidad en el papel. Es uno de los mayores logros por una gerencia en la historia reciente de la liga, más difícil, en cierto modo, que el golpe de agencia libre de 2010.

Comienza con el trabajo tedioso y agotador de la vida de oficina principal de la NBA. Los jefes de Heat nunca se desmoralizaron porque disfrutan de ese trabajo y tienen fe en que pueden hacerlo tan bien o mejor que nadie. Reclutaron a una estrella con la selección 14 en Bam Adebayo. Se ha desarrollado incluso más rápido de lo que esperaba el Heat.

"No se podía proyectar qué tipo de jugador ofensivo sería", le dijo Riley a ESPN en enero.

"La duda era si realmente podía hacer mucho en la ofensiva", comentó Chet Kammerer, asesor principal de operaciones de baloncesto de Miami. "Simplemente sentí que, con su amor por el juego y su ética de trabajo, estaría bien en esa área. Pero ese era el gran signo de interrogación".

Encontraron otro contribuyente clave, y tal vez un futuro All-Star, con Tyler Herro en el puesto 13. Obtener ese tipo de producción casi inmediata de dos selecciones de casi lotería, separadas por un solo draft, está más allá de cualquier expectativa razonable. Es fácil ser sarcástico y decir que los equipos por encima de Miami en el draft tomaron las decisiones del Heat por ellos, pero aún tienes que hacer las elecciones correctas. El draft es duro. Miami tenía a Adebayo décimo en su cuadro de draft.

play
0:41

¡Duncan Robinson es todo triples!

Duncan Robinson del Heat enciende el Juego 2 de las finales de la Conferencia Este desde larga distancia.

Durante la mayor parte de esta temporada regular, el Heat tuvo a dos agentes libres no reclutados en el draft en su alineación titular: Kendrick Nunn y Duncan Robinson. Otro, Derrick Jones Jr., sale del banco (tuvieron la pista interna en las horas posteriores al draft de 2016 por otro agente libre convertido en abridor, pero los Dallas Mavericks superaron a Miami en el último segundo por Dorian Finney-Smith, dijeron fuentes a ESPN).

Todo eso fue importante para sentar las bases, pero no equivale a una travesía profunda en los playoffs sin una estrella central.

Durante su temporada juntos con los Chicago Bulls, Jimmy Butler escuchó una vez a Dwyane Wade comentar en el vestuario sobre quizás no haber apreciado por completo la cultura del Heat hasta que se unió a otro equipo de la NBA por primera vez, dijeron fuentes cercanas al asunto. Eso se quedó con Butler.

Cuando Butler se mudó de Chicago a los Minnesota Timberwolves a los Philadelphia 76ers, nunca satisfecho en ninguna parte, su agente, Bernie Lee, a menudo le advertía: "No hay utopía en la NBA. Cada equipo tiene problemas".

"Siempre escuchaba de vuelta: ¿Qué pasa con Miami?", dijo Lee. "Solo puedo asumir que la persona que tuvo un casillero cerca de Jimmy durante un año y que está en una foto con Jimmy que ha sido la pantalla de inicio en el teléfono de Jimmy tuvo algo que ver con eso".

(Los representantes de Wade en CAA confirmaron que los dos discutieron la cultura del equipo y la decisión de Wade de mudarse de Miami durante su tiempo compartido con los Bulls).

Cuando quedó claro que Butler y los Sixers no llegarían a un acuerdo sobre un contrato a largo plazo, el Heat fue la primera opción de Butler a pesar de que no tenían espacio en el tope salarial para él. Eso no disuadiría a Riley.

Las estrellas tienen razones diferentes para sentirse atraídas por Miami. Algunos son absorbidos por la leyenda y el aura de Riley. La mayoría de la gente disfruta del buen clima. La falta de un impuesto sobre la renta estatal en Florida es importante. Pero también todo lo que ha construido el Heat: su constante búsqueda de ganar; tres campeonatos recientes; sus altos estándares de condicionamiento y su negativa a tolerar menos de cualquier persona de cualquier talla; el currículum de entrenador de Erik Spoeltra, acercándose a calidad del Salón de la Fama si aún no está allí (probablemente lo está).

"Ni una sola vez hablamos de Miami como ciudad", comentó Lee. "Obviamente es un lugar increíble con gente increíble, pero Jimmy no iba a ir a la playa. Desde que llegó, creo que hemos salido a comer menos de 10 veces y una de ellas fue el Super Bowl. Ni siquiera hablamos de las ventajas fiscales. Las únicas preguntas que hizo fueron sobre los antecedentes de las personas involucradas y cómo formarían el equipo".

Como dijo un gerente general rival: "El Heat tiene algo mejor que piezas de cambio".

Tenían un jugador que Philadelphia quería: Josh Richardson, la selección número 40 en el draft de 2015, otro golpe para Riley, Elisburg, Kammerer y Adam Simon, asistente del gerente general de Miami y vicepresidente de operaciones de baloncesto. Miami se acercó a un acuerdo de compensación del tope salarial con los Mavericks al comienzo de la agencia libre, pero se cayó. Los ejecutivos del Heat estuvieron todo el día recorriendo la liga para armar algo más.

En un mega acuerdo complejo de cuatro equipos, los Sixers firmaron y cambiaron a Butler a Miami por Richardson. Para hacer que las matemáticas funcionaran, el Heat cambió a Whiteside a los Portland Trail Blazers por Meyers Leonard y Maurice Harkless, y luego cambió a Harkless a los LA Clippers junto con una futura selección de primera ronda (equipos terminaron jugando sillas musicales con todos los contratos grandes firmados en 2016.)

¿Y si Jusuf Nurkic hubiera estado sano y los Blazers no necesitan un centro provisional? El Heat probablemente habría podido deshacerse de Whiteside al atar la misma selección de primera ronda que enviaron a los Clippers. Pero Portland necesitaba un centro, y el Heat, en cambio, convirtió a Whiteside en un jugador útil, Leonard, que comenzó casi toda la temporada regular.

¿Y si los Sixers no tuvieran interés en Richardson, o en cualquier otro jugador que Miami estuviera dispuesto a cambiar? Ésa es más complicada. Es posible que el trato se desmorona y Butler está en otra parte. Pero él quería a Miami y Miami lo quería a él, y el Heat podría haber buscado jugadores y selecciones que los Sixers hubieran preferido.

Los Sixers querían a Richardson: buena suerte para Miami, pero también buena fortuna que Miami puso en marcha al acertar una selección de pocas probabilidades y ayudar en el desarrollo de Richardson.

¿Tiene #HeatCulture el mismo atractivo si transferimos todas las partes del baloncesto (la historia, Spoelstra, Riley) a una ciudad fría del medio oeste con altos impuestos? No. Pero el Heat tampoco perdería todo el atractivo. Han construido algo real aparte de South Beach y el sol, incluso si South Beach y el sol los ayudaron a construirlo. De todos modos existen en Miami, por lo que el escenario hipotético es irrelevante.

Trabajaron para preservar ese atractivo para el verano de 2021 y más allá de esta temporada. Cambiaron a Winslow por Andre Iguodala, Jae Crowder y Solomon Hill en la fecha límite de cambios. Luego estuvieron cerca de adquirir a Danilo Gallinari, quien presumiblemente habría comenzado como ala-pívot junto a Adebayo en la alineación actual del Heat. Las conversaciones fracasaron en parte porque el Heat y Gallinari no pudieron ponerse de acuerdo sobre una extensión de contrato similar en alcance a la que acordó Iguodala tras su cambio a Miami, según informes durante la fecha límite de cambios.

Miami se mostró cauteloso a la hora de reducir la flexibilidad de su tope salarial. Parecía factible que el Heat adquiriera a Gallinari sin entregar a Nunn, Robinson, Herro o Jones, obtenerlo por compensación del draft y relleno salarial, dijeron las fuentes a Bobby Marks de ESPN y a mí en ese momento. Es difícil saber si los términos precisos entre Miami y Oklahoma City alguna vez se establecieron en piedra (o cemento húmedo), ya que cualquier intercambio probablemente dependía de una extensión, pero esa fue la conclusión en ese momento.

MÁS: NBA Playoffs 2020: Horarios, probabilidades y noticias

Dados esos parámetros, había un buen argumento para ir con todo. Miami necesitaba un tirador más. Podrían encontrar la manera si tuvieran que mudar a Gallinari en un año o dos para abrir espacio en el tope salarial. Pero deshacerse de salario en caso de apuro, en la fecha límite, puede costar mucho. No tienes ventaja. Nadie está dispuesto a ayudarte sin obtener una recompensa.

El Heat apostó que Crowder e Iguodala eran suficiente para enhebrar la aguja: hacer un verdadero desafío en los playoffs ahora mientras mantiene las cosas claras para el futuro. Yo estaba entre los que pensaban que todavía les faltaba un poco de tiro. Hasta ahora, han sido reivindicados, principalmente porque Crowder está haciendo una gran impresión de Gallinari: 43% desde lo profundo como miembro del Heat en siete intentos por juego.

Están a dos victorias de uno de los avances más improbables a las Finales en la historia reciente de la liga, algo que incluso la alta gerencia del Heat probablemente no esperaba antes de la temporada. Tal vez el Heat esté especialmente adecuado para este extraño e inquietante entorno de burbuja. Eso no quita nada. Cada equipo está lidiando con esto.

Cuando James dejó Cleveland en 2010, Dan Gilbert, el propietario de los Cavs, escribió una carta infame en la que garantizaba que los Cavs ganarían un campeonato de la NBA "antes de que el ex 'Rey' autoproclamado gane uno". LeBron demostró que estaba equivocado.

La salida de LeBron antes de lo esperado destrozó al Heat, pero nunca dejó de luchar para encontrarse con él en la cima nuevamente. Esa pelea los llevó por algunos caminos descarriados, pero hicieron un trabajo notable para liberarse. Ahora, tienen una oportunidad de nuevo para lograrlo todo.