<
>

Alemania vence a Serbia y es campeona del mundial de baloncesto FIBA

play
Alemania es campeón mundial FIBA de la mano de un gran Dennis Schroder (4:41)

El nuevo jugador de los Raptors anotó 28 puntos para darle la victoria a su país 83-77 vs Serbia. (4:41)

Alemania levantó el título en el mundial de baloncesto FIBA con una actuación monumental de Dennis Schroder.

MANILA, Filipinas - Hace cuatro años, el baloncesto alemán no estaba en el mejor lugar. Dirk Nowitzki se había retirado; Se perdieron por completo los Juegos Olímpicos en 2016 y en la última Copa Mundial FIBA quedaron en un distante y decepcionante puesto 18.

El viaje desde allí es lo que hizo que estar en el podio recibiendo el domingo su primer título en el mundial de baloncesto FIBA fuera aún más significativo para los alemanes, que obtuvieron después de completar un torneo perfecto con una victoria por 83-77 sobre Serbia.

Apoyados en el entrenador canadiense Gordie Herbert, el armador Dennis Schroder y la próxima gran estrella alemana de la NBA, Franz Wagner, el equipo tuvo marca de 8-0 en Manila. Es la mitad de un plan de tres años que comenzó el año pasado con un impresionante bronce en el prestigioso Eurobasket y que los llevará a París para los Juegos Olímpicos del próximo año como un verdadero contendiente.

Schroder anotó 28 puntos mientras lideraba un ataque de alta velocidad que es realmente lo que convierte a los alemanes en una variación de la típica potencia europea. Tienen una línea de excelentes grandes hombres que incluyen a los jugadores de la NBA Moritz Wagner y Daniel Theis. Pero la velocidad de Schroder con el balón y su capacidad para colapsar defensas incansablemente es un arma invaluable a este nivel.

Se lo hizo a los serbios, que se llevaron la plata por segunda vez en la última década, durante todo el partido. Acelerar el ritmo, sondear y cazar tiros repetidamente condujeron a cosas buenas para su equipo.

El momento que será recordado por un tiempo llegó faltando 21 segundos de partido. Schroder consiguió el balón con su equipo arriba por sólo dos puntos y la presión al máximo. Levantó la mano, indicando que la tenía, y en una fracción de segundo apareció una mancha borrosa que se dirigía hacia el aro.

Cuando un momento después sacó el balón del cristal y lo metió en el aro, fue la separación que Alemania necesitaba. Durante la jugada, anotó tres tiros libres decisivos para sellar las esperanzas de Serbia.

Schroder, quien firmó este verano con los Toronto Raptors, ha tenido todo tipo de momentos en esta racha. Antes del evento, tuvo una discusión pública con el delantero de los Dallas Mavericks, Maxi Klebar, sobre jugar para el equipo nacional después de faltar el verano pasado (Klebar no lo hizo, y Schroder luego se disculpó). Durante el Mundial tuvo una fuerte discusión con Herbert en el banquillo. Y, al fallar 22 tiros, estuvo a punto de sacar a los alemanes del torneo en una estrecha victoria en cuartos de final sobre Letonia.

Pero en general, Schroder fue el conductor del equipo, que tenía un equilibrio y una química excelentes que claramente se remontaban al año pasado.

Franz Wagner, que se perdió la mayor parte de la Copa del Mundo por un esguince de tobillo, jugó tres buenos partidos seguidos en la ronda de medallas para tener un momento culminante temprano con solo 22 años. El delantero del Orlando Magic anotó 19 con 7 rebotes en la final.

Serbia tuvo una actuación admirable durante el evento sin varios de sus mejores jugadores. Nikola Jokic estaba descansando después de llevar a los Denver Nuggets al título de la NBA, y el base y dos veces MVP de la Final Four de la Euroliga, Vasilije Micić, no jugó después de firmar con el Oklahoma City Thunder a principios de este verano. Durante el torneo, Serbia perdió al delantero Borisa Simanic después de que un desafortunado golpe durante un partido lo obligara a ser operado de emergencia para extirpar un riñón.

Luego, en los primeros momentos del partido del domingo, el delantero titular Ognjen Dobric sufrió una lesión en el tobillo que lo dejó fuera de juego por el resto del partido.
Después de ir perdiendo por 12 puntos en el último cuarto, Serbia hizo gala de su famosa persistencia y corrió para recortar la ventaja. Faltando poco menos de un minuto para el final, Marko Guduric falló un triple que hubiera empatado el partido. Entonces Schroder tomó el relevo.

El escolta de los Atlanta Hawks, Bogdan Bogdanovic, anotó 17 puntos para Serbia, cerrando un buen torneo. Su compañero de equipo Aleksa Avramovic anotó 21 puntos desde el banquillo, su mejor partido del evento.

El pívot Johannes Voightmann añadió 12 puntos y 8 rebotes para Alemania.