<
>

Vince McMahon se retira como presidente y director ejecutivo de la WWE, un cambio masivo en la lucha libre profesional

play
Stephanie McMahon habla sobre el retiro de su padre Vince (1:35)

Stephanie McMahon habla sobre el retiro de la WWE de su padre Vince McMahon durante los primeros momentos de SmackDown. (1:35)

La persona más importante en la historia de la lucha libre profesional está entregando las riendas. Vince McMahon se retira como presidente y director ejecutivo de WWE, anunció el viernes.

En un comunicado de prensa de la WWE, McMahon, de 76 años, anunció además que su hija Stephanie y el actual presidente de la WWE, Nick Khan, asumirán el cargo de codirectores ejecutivos. Stephanie, quien ha estado actuando como directora ejecutiva interina, también asumirá el cargo de presidenta, según el comunicado de McMahon.

"A lo largo de los años, ha sido un privilegio ayudar a la WWE a brindarles alegría, inspirarlos, emocionarlos, sorprenderlos y siempre entretenerlos", decía la declaración de McMahon. "Me gustaría agradecer a mi familia por contribuir poderosamente a nuestro éxito, y también me gustaría agradecer a todas nuestras superestrellas y empleados pasados y presentes por su dedicación y pasión por nuestra marca. Lo más importante, me gustaría agradecer a nuestros fans por permitirnos entrar en sus hogares cada semana y ser su elección de entretenimiento".

El anuncio es una gran sorpresa, y el retiro de McMahon representa un cambio masivo en el mundo de la lucha libre profesional, donde ha sido un elemento fijo desde que compró la WWE a su padre en la década de 1980. McMahon convirtió la WWE en una marca de mil millones de dólares con alcance mundial, una promoción que se mantuvo firme durante décadas frente a su competencia.

No obstante, los últimos meses han sido difíciles para el ejecutivo y la WWE. El 17 de junio, McMahon renunció a su cargo como presidente y director ejecutivo a raíz de un informe del Wall Street Journal que reveló una investigación de la junta directiva de WWE sobre un pago secreto de $3 millones otorgado por McMahon a una ex asistente legal de WWE. Stephanie asumió el cargo de directora ejecutiva interina.

Pero en ese momento, McMahon aún conservaba su papel como jefe creativo de la WWE y las fuentes le dijeron a ESPN que la renuncia de McMahon era más para un aspecto visual. La declaración emitida el viernes a los inversores de WWE tiene mucha más finalidad.

"Tengo mucha confianza en el éxito continuo de WWE, y dejo nuestra compañía en manos capaces de un grupo extraordinario de superestrellas, empleados y ejecutivos, en particular, tanto la presidenta y codirectora ejecutiva Stephanie McMahon como el codirector ejecutivo Nick Khan”, decía la declaración de McMahon. "Como accionista mayoritario, continuaré apoyando a WWE en todo lo que pueda. Mi agradecimiento personal a nuestra comunidad y socios comerciales, accionistas y la Junta Directiva por su orientación y apoyo a lo largo de los años".

WWE también anunció el viernes que el yerno de McMahon y esposo de Stephanie, Paul "Triple H" Levesque, regresaría a la compañía como jefe de relaciones con el talento, aunque no quedó claro de inmediato si eso está relacionado con el retiro de McMahon. The Wall Street Journal siguió con otro informe sobre supuestas irregularidades de McMahon el 8 de julio. El periódico informó que la junta estaba investigando $12 millones pagados a cuatro ex empleadas o contratistas de WWE para silenciar acusaciones de conducta sexual inapropiada de McMahon.

Los $12 millones incluían unos supuestos $7.5 millones a una ex luchadora de la WWE que afirmó que McMahon la forzó a darle sexo oral, la degradó y luego no renovó su contrato en 2005 después de que ella se resistiera a tener más encuentros sexuales con él.

McMahon deja un legado complicado, plagado de escándalos, incluyendo los cargos de que proporcionó a sus luchadores esteroides que le impuso el gobierno de los Estados Unidos en 1994. Un jurado declaró a McMahon no culpable.

A fines de la década de 1990, McMahon, quien también trabajó frente a la cámara como locutor durante años, se convirtió en un personaje clave en la pantalla durante uno de los periodos más calientes en la historia de la WWE. Su malvado personaje jefe, el Sr. McMahon, enfrentando al antihéroe obrero "Stone Cold" Steve Austin es una de las historias más memorables en la historia de la WWE. La rivalidad ayudó a WWE a superar a su rival WCW, la promoción rival que WWE compró más tarde.

Los dos principales programas de television de WWE, Raw y SmackDown, han estado entre los programas de cable de mejor ratings desde la década de 1990.