<
>

Suárez, sobre el cariño de la gente: "Es la demostración de que tomé la decisión correcta"

play
Así fue el debut de Luis Suárez en Nacional (3:07)

La lupa sobre el debut del Pistolero en la derrota de Nacional en la CONMEBOL Sudamericana. (3:07)

Luis Suárez, futbolista de Nacional y la Selección Uruguaya, habló sobre cómo se fue dando su regreso al país, lo que ha sentido desde que arribó, repasó sus experiencias en los equipos europeos donde jugó, y dedicó palabras especiales al Maestro Tabárez y Walter Ferreira, durante una entrevista especial con Canal 10.

Suárez contó que hasta ahora se sigue emocionando con el cariño recibido de parte de los hinchas del Bolso, y dijo que si bien vivió cosas similares en los recibimientos posteriores a Sudáfrica 2010, a la Copa América 2011 o tras su expulsión de Brasil 2014, lo que vivió el pasado domingo “fue inolvidable”.

“Es una demostración de que tomé la decisión correcta. Después está en que salga bien o mal, pero estamos totalmente convencidos con mi familia de que fue la decisión correcta”, señaló.

El atacante dijo que los días previos a tomar la decisión de volver al país “fueron de mucha incertidumbre” porque él mismo se definió como “cabeza dura” y porque quería quedarse en Europa bajo determinadas condiciones, como dejar una buena imagen y que fuera un equipo donde peleara por cosas importantes. “No quería terminar en un equipo de mitad de tabla y de mala manera en Europa, sino dejar una buena imagen en el Atlético Madrid. Había conversaciones, ponía las cosas en la balanza y ante las ofertas decía: ‘de esta me sirve esto, pero esto otro no’. Después vino lo de River, la incertidumbre de hablar con familia y amigos, poner todo sobre la balanza de qué era lo que me servía”, explicó.

Cuando surgió la chance de Nacional, Suárez dijo que vio que los hinchas le estaban dando “demasiado cariño para lo que había querido decir” cuando expresó su disconformidad con que desde el club albo no le mostraran su interés, y que si bien parecía difícil, la oleada de afecto lo hizo fácil. “Mis hijos veían los videos que me hacían los hinchas y me decían que querían venir a Uruguay. Yo les decía: ‘¿pero si me salen otras cosas?’, y me decían, ‘¡pero está lo de Uruguay!’”, añadió el Pistolero.

También respondió a las especulaciones de que le dio el sí a Nacional porque era su última opción: “En Europa queda un mes de mercado, podría haber esperado tranquilamente, pero cuando recibís tanto cariño y tenés necesidad de volver a tus orígenes, pensás en por qué no volver a demostrar que Nacional puede ganar cosas importantes”.

Una anécdota graciosa de todo lo que vivió en los últimos días el 9 de la Selección Uruguaya se dio cuando volvió a su casa tras la locura vivida el domingo con su llegada al país, la caravana hasta el Gran Parque Central y su presentación en el estadio tricolor. “Después de tantas horas de viaje de los nervios... Sofía me dijo que nunca me vio tan nervioso delante de un micrófono. Llegué a casa en la noche con la tranquilidad de que había pasado todo y me dijo: ‘bueno, a desarmar las valijas’ (risas). Al final ella se puso con todo eso y yo cebaba mates. En la noche paramos a comer y hablamos de todo un poco. Mis hijos me mostraban fotos que se habían sacado, estaban con una felicidad impresionante”, contó Suárez.

El capítulo europeo
El delantero de Nacional se refirió a su paso por el fútbol neerlandés, y dijo que siempre que jugadores jóvenes le preguntan por esa etapa les dice que “lo mejor que te puede pasar es irte de Sudamérica a los Países Bajos”. “Allí aprendés a hacerte profesional, te corrigen la alimentación, la técnica, te enseñan a madurar. Yo estaba gordo y el entrenador me dijo: ‘hasta que no estés en este peso, no jugás’. Me cuidé y recién a los tres meses me convocó. En otros países no te obligan tanto, en Países Bajos te hacen ser profesional”, señaló.

A su vez, recordó su paso por el Liverpool en la Premier League inglesa y dijo que “es la mejor liga del mundo” por cómo viven el fútbol, cómo te hacen competir, el ambiente, la gente, es espectacular”. Indicó que tuvo la mala fortuna de estar en los Reds en una época donde “nadie quería ir”, a diferencia de lo que pasa hoy en día.

También habló del Barcelona, recordó que jugar allí era su sueño desde niño, y que usaba una mochila del club para ir a entrenar cuando estaba en divisiones formativas. “Tener esa posibilidad de jugar en Barcelona fue un sueño hecho realidad, así como ganar cosas importantes, que mis hijos vivan ahí, poder disfrutar y verme ganas. Es la carrera perfecta de haber cumplido un sueño”, expresó.

En Atlético Madrid se dio el lujo de ser campeón de La Liga, y es recordada la imagen de verlo sentado en el césped del estadio tras la consagración, llorando mientras llamaba por teléfono a su familia. “Es feo, pero tenía mucho rencor guardado ese año. Que me haya ido como me fui de Barcelona, la forma en que me trataron... Me fui a un club que me daba tanto cariño y se da la chance de hacer los dos últimos goles para el título. Era plena pandemia, mi familia estaba en casa sufriendo todos los días. Fue un llanto de rencor, de desahogo, como diciendo: me trataron mal, ¿vieron? Haber ganado esa liga con el Atlético, que es muy difícil, no lo olvido más. Ese rencor ahora ya pasó, pero en ese momento lo sentí así, era la forma en que lo quería expresar. Soy agradecido a Barcelona, estuve allí hace poco y la gente me trató espectacular”, comentó.

El Lucho celeste
Suárez dedicó palabras de admiración por el ex DT de la Selección Uruguaya, el Maestro Óscar Washington Tabárez, a quien definió como “una persona especial dentro del fútbol”, que le dejó muchas enseñanzas, tales como a madurar dentro de la cancha. “El sabe que tengo mi carácter. Hay gente que no sabe que a mí, como jugador de la Selección, delante de mis compañeros me dijo alguna vez: o te tranquilizás o te saco. También me llegó a decir que lo había defraudado porque pensó que iba a rendir y no lo había hecho. Me hablaba como un padre, como un consejero. Me ayudó mucho en esos aspectos. Él sabía por dónde entrarme, sabía de los momentos en los que pasé mal y supo manejar esas situaciones”, dijo el delantero.

Hizo una mención especial a cómo lo trató Tabárez tras su mordisco a Giorgio Chiellini en Brasil 2014, y la suspensión de dos años sin jugar con la Selección Uruguaya que tuvo que sobrellevar. “Volví contra Brasil de visitante por Eliminatorias. Me dijo: ‘por más que haya gente que tenga dudas de que vuelvas y como capitán, para mí sos mi capitán y no tengo dudas de que vas a hacerlo de maravillas porque estás capacitado’. Él sabía la responsabilidad que me daba. Hice el gol del empate en ese partido. En todos los momentos malos de la Selección, aparte de sufrirlo como jugador, lo sufría también por lo humano por él y su cuerpo técnico”, agregó.

Un personaje ineludible en la charla era el difunto Walter Ferreira, fisioterapeuta de la Selección Uruguaya que mientras atravesaba una quimioterapia ayudó a Suárez a completar una recuperación casi milagrosa de una lesión para llegar al Mundial de 2014. Muy emocionado, el delantero recordó que Ferreira fue a Brasil sin alta médica, y desaconsejado por sus médicos. “Cuando me lesioné, le dije: ‘Walter, si vos no vas, yo no voy’. Me dijo: ‘Luis, yo voy a ir al Mundial’, y eso para mi fue un plus. Que una persona así, que se está jugando la vida, te diga que va a acelerar todo para ir al Mundial... No tengo palabras de agradecimiento”, expresó. Suárez se perdió el debut contra Costa Rica, pero fue titular en el segundo juego ante Inglaterra, con todo lo que representaba enfrentar al país donde jugaba en ese momento y donde era el blanco favorito de los tabloides. “Antes del partido le dije que me dolía la rodilla. ‘Estás cagado, no te duele nada’, me decía. Y yo le dije: ‘no estoy cagado y te lo voy a demostrar’. Me hizo un cambio total, se me fue el dolor. Lo mismo pasó semanas antes, cuando me vio con muletas. ‘¿Qué hacés con muletas? ¡Sacate eso!’, me dijo, y yo le dije que me caía sin ellas. Me respondía: ‘¡no te caés nada!’. Tenía una fuerza, un compromiso... Después del partido contra Inglaterra lloramos juntos en el vestuario, no había podido creer lo que hice”, narró el Pistolero.

Dijo que Ferreira no lo rezongó por el incidente de Chiellini que lo sacó de esa Copa del Mundo, sino que lo apoyó y le dijo que iba a aprender de los errores. “Hoy en día, estoy segurísimo de que estaría muy orgulloso de que esté acá en Nacional. Siempre me dijo que vaya donde me quieran y esté feliz”, añadió Suárez, recordando al fisioterapeuta fallecido en enero de 2016.

Suárez espera llegar de la mejor manera al Mundial de Qatar, al que dijo que quiere ir “a competir” porque es ambicioso. “Tenemos plantel y un grandísimo entrenador. Con el apoyo de la gente, si todo se une a nuestro favor, con lo competitivo que es el uruguayo, si vamos con esa ambición, ¿por qué no soñar? Hambre hay”, expresó.

Sobre su vida después del Mundial, dijo que planea seguir disfrutando del fútbol hasta que le dé, aunque sabe que habrá un momento donde el desgaste hará que se plantee si no será hora de disfrutar de otras cosas. Respecto a dónde piensa continuar su carrera, dijo que tiene posibilidades que analizará bien en su momento: “soy muy ambicioso y si voy a otro proyecto, voy a competir e intentar ganar, y no a estar de vacaciones”, respondió.