<
>

Además de De Jong, Barça denunciaría renovaciones de Ter Stegen y Lenglet, que provocaron un sobre gasto de 311 millones de euros

play
LaLiga confidencial: El Barcelona y una maniobra más en la historia de Frenkie De Jong (2:06)

Moisés Llorens cuenta en detalle lo que sería una nueva forma de presión del club para con el jugador. (2:06)

El Barcelona, donde la junta era presidida por Josep María Bartomeu, renovó el 20 de octubre de 2020 (una semana antes de su dimisión) y de una vez los contratos de Frenkie de Jong, Ter Stegen, Clément Lenglet y Gerard Piqué ahorrándose más de 30 millones de euros entre salarios y amortizaciones, pero para comprometer después hasta 311 millones en los años siguientes. Por ello, la directiva de Joan Laporta, que medita llevar el caso a la fiscalía por administración desleal, considera que en aquellas renovaciones existen indicios de criminalidad y sostiene, aseguraron a ESPN fuentes del club, que los contratos se pueden considerar nulos.

La junta anterior aseguró que aquellas renovaciones le suponían un ahorro de entre 16 y 18 millones de euros en salarios, además de otros 15 por las amortizaciones de los contratos... Pero lo que no dio a conocer en ese momento es que aquellas operaciones le suponían al club un sobrecoste de 311 millones en salarios a largo plazo, con las renovaciones por tres temporadas de Lenglet, De Jong y Ter Stegen y de dos a Piqué.

El club, ahora, contempla emprender acciones legales contra la Junta de Bartomeu por esas renovaciones, presentadas en un primer momento como una ayuda al club y, ha descubierto posteriormente la directiva comandada por Laporta, en realidad ha provocado un enorme perjuicio financiero a la entidad.

Con el caso del centrocampista holandés en el primer plano, la situación afecta igualmente al portero alemán y también al defensa francés (hoy cedido al Tottenham), que tienen asegurados, desvelaron las mismas fuentes, unos salarios muy fuera de mercado gracias a esas renovaciones. De Jong, Lenglet y Ter Stegen rebajaron su sueldo en la temporada 2020-21, para aumentarlo de manera muy ostensible, más del doble, en los años siguientes. Los tres futbolistas prolongaron sus contratos por tres temporadas y provocaron esos 311 millones de euros que tanto pesan ahora en la entidad.

El Barça lleva meses tratando con los agentes de los futbolistas llegar a un acuerdo para rebajar sus salarios, regresando al contrato inicial que se firmó, advirtiendo que llegado el caso y si no hubiera acuerdo, si se considerasen nulos los contratos los futbolistas deberían devolver unas cantidades muy importantes.

La junta de Laporta ve en aquellas operaciones indicios de criminalidad y administración desleal y aunque no se ha decidido aún si se acudirá a la justicia y si se presentará una querella (depende de los informes del departamento jurídico), se ha coincidido con lo estimado por dos buffetes externos consultados, que apuntan igualmente que existen indicios de criminalidad en la firma de todos los contratos.

Caso distinto es el de Gerard Piqué, quien en su momento aceptó la renovación por dos temporadas, hasta 2024, y ahora negocia una nueva renovación, anulando la anterior y muy a la baja. El capitán, que se presta a romper ese contrato y firmar uno nuevo, ayudaría de esta manera al club en la búsqueda del fair-play financiero necesario.

Con el caso de Lenglet en punto muerto tras su cesión y el de Piqué reconducido por expreso deseo del capitán, los contactos con los agentes de Ter Stegen y De Jong no han producido ningún tipo de acercamiento. El Barça, que en un primer momento le trasladó al centrocampista holandés una propuesta, llegó a conversar directamente con el jugador durante la gira por Estados Unidos pidiéndole un gesto, a lo que el jugador respondió que deberían tratar ese asunto con su representante.