<
>

¿Quiénes fueron los jugadores de NFL que más decepcionaron en el 2020?

play
Brian Westbrook disparó contra Carson Wentz por falta de compañerismo en Eagles (1:21)

El excorredor de Philadelphia aseguró que el ahora mariscal de Indianapolis debe aprender cómo liderar en un vestidor. (1:21)

Hacemos un recorrido por los 32 equipos para identificar al jugador que más lejos estuvo de cumplir sus expectativas en la pasada campaña

A punto de que comience el todo el movimiento de plantillas que llega con el comienzo del nuevo año de la liga en la NFL, vale la pena echar una última mirada para recordar a los jugadores que más decepcionaron en cada equipo durante la pasada temporada.

Aquí, vale la pena realizar algunas acotaciones. No se trata de elegir a los peores jugadores. Se trata de elegir a aquellos que más lejos estuvieron de cumplir sus expectativas, ya sea por nombre, por contrato, por status de draft, o por trayectoria. Nuestra lista incluye hasta un jugador de Pro Bowl y varios novatos.

Después, también vale la pena notar que no todos los jugadores que aparecen aquí decepcionan al mismo nivel. En algunos clubes, nos costó trabajo encontrar a un candidato, mientras que para otros, sobraron nombres.

Habiendo advertido eso, aquí están los 32 jugadores que más lejos estuvieron de cumplir sus expectativas en cada una de las franquicias de la NFL:

AFC ESTE

Buffalo Bills

A.J. Epenesa, ala defensiva
La defensiva de los Bills es una de las mejores unidades en la liga, y a partir de allí se entiende que no sea sencillo ganarse un rol preponderante de inmediato, pero para un jugador del que se habló era un talento de primera ronda --Buffalo lo seleccionó en la segunda vuelta--, sumar una captura en 14 apariciones a lo largo del año sabe a poco. Como novato, Epenesa solamente participó en el 27 por ciento de las jugadas defensivas de los Bills. Seguro, hay tiempo de sobra, pero esperen verlo más involucrado en la defensiva durante el 2021.


Miami Dolphins

Tua Tagovailoa, quarterback
Para decirlo de un modo simple, el hecho de que existe charla en torno a la posibilidad de que Miami lo busque reemplazar con Deshaun Watson --pagando toneladas de capital de draft-- dice mucho acerca de lo que vimos y no vimos de Tagovailoa. ¿Es exagerado? Seguro, pero el quarterback de los Dolphins, en acción limitada, estuvo lejos de lo que mostraron los pasadores novatos de los Chargers y Bengals. Tampoco ayuda mucho que el head coach Brian Flores optó por sacarlo de juegos en situaciones de adversidad en lugar de dejarlo enfrentarla.


New England Patriots

N'Keal Harry, receptor abierto
Dos años y contando desde que fue elegido en la primera ronda del draft, y todavía no vemos una capacidad para encontrar separación o ganar balones disputados con consistencia por parte de Harry. Sabíamos que no era un tipo con velocidad de élite, pero no ha logrado desarrollar los recursos en el juego que le permitan compensar esa falta de velocidad para convertirse en un objetivo confiable en New England.


New York Jets

Sam Darnold, quarterback
El quarterback del futuro de los Jets en el draft del 2018 vive un presente extremadamente nublado con los Jets. Para ser justos, gran parte de los problemas que aquejan a la organización son responsabilidad de otras áreas, pero Darnold no ha ayudado gran cosa a su propia causa. Mirando de afuera hacia adentro, no veo un montón de opciones mejores que Darnold para New York, pero el equipo se ha puesto en la posición indeseada donde casi está obligado a ir por un quarterback nuevo, ya sea en el mercado abierto o el draft.

AFC NORTE

Baltimore Ravens

Matt Skura, centro
La falta de confiabilidad en la posición de centro, con balones notablemente imprecisos, fue un fuerte talón de Aquiles para un cuadro de Baltimore que ya estaba sufriendo por no lograr compensar de manera efectiva el retiro de Marshal Yanda. Los Ravens requieren una solución inmediata en la posición de centro, y no son conocidos por invertir muchos billetes en agentes libres de renombre.


Cincinnati Bengals

A.J. Green, receptor abierto
Se suponía que Green iba a ser la red salvavidas para el quarterback novato Joe Burrow, pero Green nunca logró verse como el receptor de élite que era antes de perderse casi la mitad del 2018 y el 2019 con lesiones. Sus paupérrimos números del 2020 no necesariamente son indicativo de que está acabado, pero quizás sí de que necesita encontrar otra ofensiva en la recta final de su brillante carrera. Estando sano, nadie en la liga ofrece una mejor combinación de recorrido de rutas y manos suaves.


Cleveland Browns

Austin Hooper, ala cerrada
Se suponía a Hooper iba a aportar una tremenda opción de zona roja para los Browns, pero los touchdowns llegaron en otras áreas. Aunque Hooper atrapó solamente 46 pases para 435 yardas, en ambos casos, sus segundos peores totales como profesionales. Sin embargo, lo que más llama la atención es que se quedó solamente con cuatro touchdowns. Es muy poca producción para el ala cerrada con el tercer salario anual promedio más alto de la NFL.


Pittsburgh Steelers

Eric Ebron, ala cerrada
En una era donde la posición de ala cerrada puede ser tan importante para una ofensiva profesional, verán a varios nombres importantes en nuestro listado de hoy, incluyendo a Ebron, quien firmó como agente libre con los Steelers esta temporada, luego de expresar públicamente cuánto deseaba jugar con Ben Roethlisberger. Solamente inició nueve de los 15 partidos en que jugó, y atrapó 56 pases para 558 yardas con cinco touchdowns, números lejanos a su temporada de Pro Bowl del 2018. Además, tampoco estuvo inmune a la malaria de los pases dejados caer que afectó a Pittsburgh en el segundo medio de la campaña. Fue segundo en pases dejados caer para los Steelers, con siete.

AFC SUR

Houston Texans

Darren Fells, ala cerrada
Entiendo que quizás el nombre de Fells no implique la generación de altas expectativas, por sí mismo, pero cuando tienes poco más de la mitad de recepciones de otro ala cerrada que inició casi una tercera parte de tus encuentros, y sobre todo, contemplando el estado del juego aéreo en Houston, se esperaba más que 21 recepciones en el año para Fells. Sus cuatro recepciones de touchdown también quedaron lejos de las siete que tuvo el año pasado en esta misma ofensiva.


Indianapolis Colts

Jack Doyle, ala cerrada
¿Seguimos con alas cerradas? Seguimos. Doyle tiene talento probado de Pro Bowl, pero las lesiones --particularmente a la cabeza--han jugado en su contra. Sin embargo, tuvo un 2020 mucho más sano que de costumbre, y respondió con su menor total de recepciones en cinco años... jugando con Philip Rivers... quien convirtió a Antonio Gates en miembro futuro del Salón de la Fama. Siete jugadores atraparon más pases para los Colts este año, incluyendo dos alas cerradas y dos corredores, con todo y que Doyle inició 12 de sus 14 encuentros. Personalmente, esperaba una campaña de destape con Rivers en los controles, pero no llegó.


Jacksonville Jaguars

Gardner Minshew II, quarterback
No se puede hacer más por un quarterback que suplirlo con Mike Glennon y Jake Luton, pero Minshew desaprovechó sus oportunidades al frente de los Jaguars y dejó al equipo en la posición perfecta de reclutar al que le quitará el empleo. No hay manera en el mundo en que Jacksonville pueda dejar pasar la posibilidad de sumar a un talento como Trevor Lawrence, y solo bastaba que Minshew sacara a su equipo de ese primer turno para que todo el escenario cambiara, porque Zach Wilson o Justin Fields no son prospectos tan obligados como Lawrence. Seguro, los Jags son un equipo limitado que decidió deshacerse de buena parte de su talento por selecciones de draft, pero Minshew no pudo volver a capturar la chispa del año pasado que lo puso, en principio, en el asiento del quarterback titular.


Tennessee Titans

Isaiah Wilson, tackle ofensivo
Claramente, Jadeveon Clowney tendría que ser considerado, no porque se perdió la mitad de la temporada por lesión, sino porque fue poco efectivo en la mitad que sí jugó. Pero, cuando eres un liniero ofensivo reclutado en la primera ronda de draft, la expectativa es que vas a jugar de inmediato. Ante esa proyección Wilson participó en solamente cuatro jugadas ofensivas en el año, y se metió en toda clase de problemas fuera del campo. El equipo le lanzó una advertencia, y lo último fue un mensaje en Twitter donde señaló que renuncia al fútbol americano como Titan, borrándolo después. Vuela para un puesto entre las peores selecciones en la historia del club.

AFC OESTE

Denver Broncos

Drew Lock, quarterback
Los Broncos entregaron las llaves de la ofensiva a Lock después de olvidarse de él durante los primeros dos tercios de la pasada temporada. Con una temporada baja completa como titular, y mucho ruido alrededor del club ensalzando sus cualidades de liderazgo, lo que entregó como resultado en el 2020 fue bastante malo. Denver hoy está ponderando la adición de un quarterback veterano mediante canje, y/o invertir su selección de primera ronda en otro pasador, porque Lock no dio muchas razones para sentir optimismo el año pasado, incluso después de un draft 100 por ciento dirigido para brindarle armas. Su tiempo no está agotado en Denver, pero corre riesgo.


Kansas City Chiefs

Le'Veon Bell, corredor
Nadie debe esperar jugar para Adam Gase y convertirse en un estelar ofensivo, eso queda claro, pero las expectativas para Bell ascendieron rápidamente una vez que firmó con los Chiefs después de ser liberado por los Jets, y nada de eso se materializó. Bell acarreó el ovoide solamente 63 veces y atrapó 18 pases para los Chiefs en temporada regular, y en la postemporada tampoco fue factor, con dos acarreos sin recepciones. Quizás sonaba demasiado bueno para ser verdad, pero lo cierto es que no había lugar para Bell en una ofensiva con tantas opciones.


Las Vegas Raiders

Clelin Ferrell, ala defensiva
Ser elegido cuarto global en el draft no es voluntad del jugador, sino del equipo, Bajo esa perspectiva, las enormes expectativas que pesan sobre Ferrell son más responsabilidad de los Raiders que del propio defensivo. Pero, una segunda temporada con solamente dos capturas es inaceptable incluso si hubiera sido elegido en la parte baja de la primera vuelta, donde muchos lo tenían proyectado. Su situación se magnifica cuando Maxx Crosby suma 17 en dos temporadas, comparado a las 6.5 de Ferrell, pese a haber sido elegido 102 turnos después.


Los Angeles Chargers

Mike Williams, receptor abierto
Los Chargers dejaron caminar en la agencia libre a Tyrell Williams hace un par de años, en parte, porque Mike Williams parecía listo para sumir de tiempo completo el rol de segundo receptor abierto, detrás de Keenan Allen. Sus 1,001 yardas en recepciones de la campaña del 2019 fueron un buen comienzo, pero en el 2020 se apagó con tan solo 756 en una atrapada menos. Además, ya no fue titular de tiempo completo, iniciando 11 duelos de los 15 que disputó, a diferencia de 15 de 15 en el año previo. Con Justin Herbert, la ofensiva de los Chargers explotó, pero Williams no fue una pieza tan importante como lo fue Hunter Henry o Austin Ekeler en un ataque volcado al juego aéreo.

NFC ESTE

Dallas Cowboys

Leighton Vander Esch, linebacker
La realidad es que hubo toda clase de nombres a elegir, particularmente del lado defensivo, pero la caída de nivel de Vander Esch ha sido de llamar la atención. Con un partido más que el año previo, por lesiones, Vander Esch acumuló 12 derribos menos y apenas media captura más que en el 2019. Además, por momentos era retirado del campo porque simplemente no estaba jugando a la altura, como muchos en la defensiva de Dallas. Parece ya lejano aquel 2018 de Pro Bowl para este linebacker.


New York Giants

Evan Engram, ala cerrada
¿Puede un jugador de Pro Bowl ser una decepción en la campaña? Claro que sí. Engram ganó un viaje al Pro Bowl en la NFC inexplicablemente, cuando esa distinción debió haber sido para Robert Tonyan de los Packers. Engram, quien se supone que es un atleta de élite, sigue entregando números pedestres en New York. Su 2020 consistió de 63 recepciones para 654 yardas y un touchdown, números muy lejanos de lo que marcaron tipos como Travis Kelce o Darren Waller, genuinos elementos de Pro Bowl en la posición.


Philadelphia Eagles

Carson Wentz, quarterback
Tan desastrosa fue la temporada de Wentz en Philadelphia, que ya ni siquiera va a jugar para los Eagles. El quarterback ya fue negociado a los Colts. Lo cierto es que semana a semana, Wentz estuvo entre los peores desempeños entre quarterbacks en la liga, y a menudo restaba oportunidad de ganar a Philadelphia. Lideró a la liga con 15 intercepciones. Incluso antes del pésimo 2020, sus temporadas del 2018 y 2019 tampoco fueron dignas de un pasador de primera línea, para ser justos.


Washington Football Team

Dwayne Haskins Jr., quarterback
Dentro y fuera del campo, la corta estadía de Haskins en Washington fue toda una enorme decepción contada a través de distintos capítulos. Haskins fue cortado a media temporada, y ahora forma parte de la plantilla de Pittsburgh. Hay muchos factores por el cual Haskins no funcionó en Washington, pero el principal fue el mismo pasador, quien no supo identificar una oportunidad para ganarse un lugar en la liga con base al trabajo y sacrificio, que difícilmente tendrá en otro equipo.

NFC NORTE

Chicago Bears

Robert Quinn, linebacker
¿Cuántas capturas te compra en la primera temporada un contrato de cinco años y 70 millones de dólares en la NFL? En el caso de Chicago, dos. La gran contratación de agencia libre de los Bears fue una masiva decepción defensiva para una unidad que, en términos generales, se lució bastante en el año. Lo que más debe arder es que el jugador a quien reemplazó Quinn, Leonard Floyd, tuvo una temporada de destape con los Rams, tras firmar por un año y 10 millones de dólares, donde sumó 3.25 millones más por alcanzar sus incentivos de capturas.


Detroit Lions

Jeff Okudah, esquinero
Ohio State ha mandado una serie de esquineros de primera línea a la NFL en años recientes que es de reconocerse. Bueno, Okudah iba a ser el mejor de todos ellos. Seguimos esperando. El novato de los Lions debutó hasta la Semana 2, fue enviado a la banca, y al final se perdió el cierre de campaña, por lesión. Interceptó un pase y defendió dos, y solamente jugó más del 90 por ciento de las oportunidades defensivas en cinco encuentros de la campaña.


Green Bay Packers

Equanimeous St. Brown, receptor abierto
St. Brown fue elegido una ronda más tarde que Marquez Valdes-Scantling en el draft del 2018, pero si medimos su progreso hasta ahora, va años luz rezagado respecto a MVS. St. Brown inició apenas un juego del 2020, contrastando con los siete que inició el año previo, y atrapó siete envíos, una caída importante respecto a los 21 del 2019. No quepa duda de que la plaza de plantilla del producto de Notre Dame podría estar en riesgo a lo largo de las siguientes semanas de agencia libre y draft.


Minnesota Vikings

Kyle Rudolph, ala cerrada
Los números de Rudolph han caído, y como resultado, los Vikings le han pedido al dos veces jugador de Pro Bowl un recorte salarial, el cual ha negado el ala cerrada. Lo cierto es que no se trata necesariamente que ha perdido muchas oportunidades ante el joven Irv Smith Jr., quien todavía no se asienta como una estampa de la ofensiva. Lo cierto es que el nivel de Rudolph va en descenso, y viene de su mejor cantidad de recepciones para una campaña desde el 2014, cuando se perdió media temporada. Este año, se volvió a perder juegos, cuatro, pero es difícil justificar un salario promedio anual de 9 millones de dólares con sus estadísticas, incluyendo solamente un touchdown en el año.

NFC SUR

Atlanta Falcons

Todd Gurley II, corredor
Podríamos nominar a la ofensiva entera de Atlanta, pero nos quedamos con Gurley, quien apenas por segunda ocasión en su campaña se quedó en un dígito de touchdowns terrestres pero, sobre todo, dejó mucho qué desear con un promedio de yardas por acarreo de 3.5, el segundo más bajo de su carrera, y segundo año consecutivo que no llega a las 4 yardas en este rubro.


Carolina Panthers

Teddy Bridgewater, quarterback
Cuesta trabajo creer que Bridgewater será el titular en Carolina por mucho tiempo más. El quarterback no tuvo actuaciones realmente --su juego de la Semana 10 que terminó en derrota ante Tampa Bay fue el peor-- pero la realidad es que tampoco tuvo puntos brillantes a lo largo de la campaña. Al menos, no hubo nada que pudiera invitar a pensar que él puede ser el líder de un equipo que aspire a 11 o 12 triunfos en una campaña de NFL. Probablemente, Carolina inicie la campaña con él, pero siento mucho escepticismo de que culmine la temporada entrante como titular. No lo veo pasando el 2021 con el club.


New Orleans Saints

Emmanuel Sanders, receptor abierto
Sanders fue una pieza fundamental para que los Niners llegaran al Super Bowl LIV, llegando a San Francisco como adición demedia temporada. No tuvo la misma clase de impacto con los Saints, a pesar de ser un equipo que pasa el ovoide con mayor eficiencia que los 49ers. Atrapó 61 pases para 726 yardas con solo cinco touchdowns, y no pudo aprovechar un incremento en oportunidades importante por la ausencia de Michael Thomas en New Orleans.


Tampa Bay Buccaneers

Chris Godwin, receptor abierto
Muchos pensamos que Godwin podría haber sido el jugador más beneficiado por la llegada de Tom Brady a Tampa Bay, pero en cambio, es posible que hayamos visto lo último del receptor abierto con los Buccaneers. Seguro, el equipo ha anunciado que le interesa retener los servicios del jugador de cuatro temporadas, pero simplemente no lució tan fino como el año previo. Seguro, se perdió cuatro partidos por lesión, pero los dos pases dejados caer en postemporada --junto a tres en campaña regular-- dejan un sabor amargo.

NFC OESTE

Arizona Cardinals

Kenyan Drake, corredor
Después del modo en que cerró la temporada previa en Arizona, quizás se esperaba que peleara por un lugar en la plantilla de Pro Bowl por parte de la NFC. Sí, anotó 10 touchdowns terrestres, pero no alcanzó a cubrir las 1,000 yardas terrestres y ni siquiera inició dos de los partidos en que participó. El año pasado, anotó apenas dos touchdowns menos y registró más recepciones en solo media temporada con los Cards.


Los Angeles Rams

Jared Goff, quarterback
Cuando eres el primer recluta global de tu equipo, y se deshacen de ti a cambio de tragarse un golpe contra el tope salarial de 22 millones de dólares, no queda de otra más que hablar de una temporada decepcionante. Tal fue el caso de Goff, quien vestirá los colores de Detroit a partir de la campaña que viene. Pese a que elevó su porcentaje de pases completos, también tiró su menor cantidad de pases de touchdown y marcó su menor promedio de yardas por intento de pase en una campaña completa de NFL. A sus 26 años de edad, sus números tendrían que estar tendiendo al alza, no a la baja.


San Francisco 49ers

Jerick McKinnon, corredor
¿Estamos siendo muy duros con McKinnon? Probablemente. Después de todo, venía de dos años completos sin jugar. Sin embargo, pudo alinear en los 16 partidos de la campaña regular, cuatro de ellos como titular, y apenas logró 81 acarreos para 319 yardas, rara vez reflejando confianza por parte de los entrenadores. La inversión que hizo San Francisco en el corredor suplente de los Vikings --para convertirlo en titular de los Niners-- fue de 30 millones por cuatro años, un salario bastante alto para la posición. Todavía nos queda a deber en desempeño, el ex quarterback universitario.


Seattle Seahawks

L.J. Collier, linebacker
Van dos temporadas de NFL para Collier, y seguimos aguardando un impacto conmensurado a su status de draft como selección de primera ronda de Seattle. Inició los 16 encuentros del 2020, pero solamente pudo registrar tres capturas, y ni siquiera se mantuvo en el campo por la mitad de las jugadas defensivas de los Seahawks. Cinco jugadores de Seattle registraron más capturas que Collier en el año, incluyendo tres en la posición de ala cerrada. Entre esos tres que se anotaron un combinado de 15 capturas, sumaron el mismo número de inicios que Collier.