<
>

Informe: Dan Snyder permitió cultura tóxica de Commanders, NFL ayudó a encubrir

play
Power Rankings Expres NFL: Se vale soñar, Cowboys… otra vez (1:44)

Funcionan como reloj suizo a la ofensiva y defensiva y su desempeño pone a los Cowboys como firmes candidatos a ganarlo todo y hay razones para que, como en otras ocasiones, en Dallas vuelvan a creer. (1:44)

El propietario de los Washington Commanders, Daniel Snyder, "permitió y participó" en la cultura laboral tóxica del equipo durante mucho tiempo y obstruyó una investigación del Congreso de 14 meses al esquivar una citación, trabajar para disuadir e intimidar a los testigos de cooperar y afirmar más de 100 veces en su testimonio que no podía recuerda las respuestas a preguntas básicas, según el informe final del Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes de EE. UU.

El informe de 79 páginas del comité publicado el jueves también critica duramente a la NFL, y concluye que la liga fue cómplice de los esfuerzos de Snyder al no cooperar con la investigación del Congreso y enterrar una investigación de 2020-21 del lugar de trabajo de los Commanders dirigida por la abogada Beth Wilkinson, cuyos resultados nunca se han publicado en su totalidad.

"Vimos esfuerzos que nunca antes habíamos visto, al menos yo no", dijo la representante Carolyn Maloney, demócrata de Nueva York, quien presidió el comité. "La NFL lo sabía y no asumieron ninguna responsabilidad".

Los funcionarios de la NFL "estaban actuando como si estuvieran haciendo algo", dijo Maloney a ESPN. "Luego dan la vuelta y lo arreglan para que ella no pueda hablar. Su informe nunca se hará público, pero se suponía que la contrataron para abordarlo. La hipocresía. El esfuerzo coordinado para ocultar lo que reconocieron".

El informe del Congreso, que cita acusaciones de acoso y abuso contra varios otros equipos, dice que la NFL ha antepuesto los intereses de los dueños de la liga a aquellos de los empleados de la NFL, sin protegerlos ni garantizar que las víctimas puedan hablar sin temor a represalias.

"La NFL optó por enterrar los hallazgos de la Sra. Wilkinson y encubrir la mala conducta que descubrió", dice el informe del comité. "En lugar de buscar una responsabilidad real, la NFL alineó sus intereses legales con los del Sr. Snyder, no logró reducir sus tácticas abusivas y enterró los hallazgos de la investigación".

Un portavoz de la NFL contactado por ESPN el jueves dijo que la liga no había visto el informe y no haría comentarios.

Los Commanders, que tampoco hicieron comentarios de inmediato, atacaron los esfuerzos del comité como impulsados por la política partidista y dijeron que Snyder y el equipo cooperaron plenamente con los investigadores.

"La investigación de los Washington Commanders no ha sido justa, exhaustiva ni bipartidista, y ciertamente no ha buscado la verdad", dijo Tom Davis, un abogado que presionó al comité en nombre del equipo, en una carta de octubre al Congreso. "Desde el principio, el Comité partió con un único propósito: destruir a Dan Snyder y su familia e intentar, con engaños, insinuaciones y verdades a medias, expulsarlo de la Liga Nacional de Fútbol Americano. Esta investigación huele a la forma más baja de política y su único fin es la destrucción personal".

Los republicanos del comité emitieron un memorando en respuesta al informe, diciendo que "la farsa de investigación de los demócratas en torno a los Washington Commanders ha sido un desperdicio atroz de los recursos financiados por los contribuyentes" y que los demócratas han hecho un mal uso de un comité que debería centrarse en el gobierno.

"No existe ninguna base para llevar a cabo la supervisión del equipo por parte del Congreso", dice el memorando. "En pocas palabras, el Congreso no puede proporcionar ningún alivio o remedio adicional a ninguna de las partes agraviadas. ¿Por qué, entonces, el Comité investigó un equipo de fútbol americano profesional y atacó al propietario de un equipo individual? Los demócratas del Comité optaron por utilizar el poder del Congreso como arma contra un único lugar de trabajo privado".

El memorando republicano también se une al estribillo de Snyder de que el ex presidente del equipo y gerente general Bruce Allen es el culpable de la cultura tóxica del equipo; Allen responde que no trabajó para el equipo durante muchos de los años en cuestión. Los republicanos publicaron 57 correos electrónicos y documentos, incluidas docenas de imágenes de mujeres desnudas y casi desnudas que, según dicen, provienen de la cuenta de trabajo de Allen.

“Estos correos electrónicos muestran que bajo el liderazgo de Allen había un lugar de trabajo tóxico, uno que desde entonces ha sido reformado en base a revisiones independientes de la cultura del equipo”, dice el memorando. "Los demócratas del comité no han identificado ni presentado correos electrónicos o documentos similares que identifiquen ningún comportamiento racista, misógino u homofóbico de Dan Snyder".

Además de su informe, el comité de la Cámara de Representantes publicó extractos de transcripciones del testimonio bajo juramento que Snyder dio de forma remota desde su yate en julio y del testimonio de Allen en septiembre.

Entre las revelaciones clave en el informe y las transcripciones del comité:

  • Durante su declaración, Snyder dijo a los investigadores: "He dicho en numerosas ocasiones, y sigo afirmando, que nos disculpamos por cualquier mala conducta del equipo en el lugar de trabajo". Pero los investigadores señalan que Snyder "continuó culpando a otros a su alrededor y minimizó las experiencias de más de 100 empleados actuales y anteriores".

  • Bajo juramento, Snyder "admitió haber utilizado investigadores privados", dice el informe, pero Snyder afirmó que "no sabía" a quién se acercaron sus investigadores y no "recordaba" haber tenido conversaciones con su abogado sobre las personas objetivo. "El Sr. Snyder podía recordar muy poco cuando se le preguntó sobre las denuncias de mala conducta en su contra, incluidas las denuncias específicas planteadas en artículos de prensa recientes", señalan los investigadores.

  • En su testimonio, Allen relató su encuentro con un investigador privado que Snyder contrató para seguirlo, y también juró que Snyder una vez habló con él sobre contratar a un detective privado para seguir al comisionado de la NFL, Roger Goodell.

  • Si bien la NFL parecía a primera vista haber cooperado con las solicitudes de documentos del comité, gran parte de lo que la liga proporcionó fue "artículos de noticias, recortes de prensa y registros judiciales públicos". Los investigadores dijeron que la liga "se negó a entregar" al menos 40,000 documentos recopilados por Wilkinson durante la investigación interna de la liga, incluidos los hallazgos escritos de Wilkinson presentados a la NFL durante su investigación.

  • A pesar de las afirmaciones de los abogados de Snyder de que el equipo liberó a los ex empleados de las restricciones impuestas por los acuerdos de confidencialidad, "un número significativo de testigos potenciales" no pudieron compartir sus experiencias con los investigadores por temor a represalias o porque Snyder y los Commanders rechazó liberarlos de sus "obligaciones de confidencialidad".

  • Allen testificó que un ejecutivo de la NFL le indicó que los Commanders estaban detrás de la filtración de correos electrónicos racistas y misóginos vinculados al ex entrenador de Las Vegas Raiders, Jon Gruden.

Mientras el comité termina su trabajo, la NFL continúa con su segunda investigación de Snyder, esta vez dirigida por la expresidenta de la Comisión de Bolsa y Valores, Mary Jo White. Y el fiscal general de Washington, DC, demandó al equipo, la NFL y Goodell por acusaciones de irregularidades financieras relacionadas con los depósitos de boletos de temporada.

ESPN informó el mes pasado que la oficina del fiscal federal en el Distrito Este de Virginia también abrió una investigación criminal sobre las acusaciones financieras. El mismo día, Dan y Tanya Snyder anunciaron que habían contratado a Bank of America para explorar posibles transacciones y un portavoz dijo que estaban explorando todas las opciones.

Snyder testificó que "no puede recordar"

El informe dice que Snyder afirmó más de 100 veces bajo juramento que no podía recordar o que desconocía "información básica sobre su papel como propietario de los Commanders". Los temas que Snyder afirmó no recordar incluyeron contrataciones y despidos, su conocimiento del presunto acoso sexual por parte de altos funcionarios del equipo y al menos siete presentaciones realizadas por sus abogados ante la NFL durante la investigación de la abogada Wilkinson. También dijo que no recordaba que sus abogados ofrecieran dinero a ex empleados a cambio de firmar acuerdos de confidencialidad durante esa investigación.

Sobre el tema de los ejecutivos del equipo que encargan a los empleados que hagan videos no autorizados de porristas desnudas, Snyder invocó "No puedo recordar" siete veces en un fragmento de testimonio. Juró que nunca había visto lo que llamó "los supuestos videos" y no recordaba lo que él o el equipo hicieron al respecto, dice la transcripción.

El informe del comité también detalla la génesis de una multa de $10 millones que la NFL dijo que impuso a los Commanders el 1 de julio de 2021, luego del informe de Wilkinson. Según el informe, el equipo legal de Snyder negoció los términos de la multa, lo que le permitió a Snyder pagar $5 millones a la NFL, y los otros $5 millones se enviaron a aproximadamente 22 organizaciones benéficas dentro de la región de Washington, un trato que "podría haber permitido que el equipo tomara deducciones de impuestos por sus contribuciones caritativas y pagos a la Liga, otorgando así a los Commanders un beneficio".

El personal del comité recomendó que el Congreso "debería considerar prohibir a los dueños de equipos deportivos profesionales tomar deducciones de impuestos sobre multas o sanciones pagadas en relación con investigaciones de mala conducta en el lugar de trabajo".

Según las reglas de la NFL, Goodell no tenía autoridad para imponer la multa a menos que recibiera la aprobación de dos tercios de los dueños del equipo en una reunión especial de la liga, según los investigadores. Los abogados de Snyder le dijeron al comité que, "después de algunas discusiones" entre la NFL y los abogados de Snyder, las dos partes acordaron la suma de $10 millones. También revelaron a los investigadores que los representantes de Snyder "estuvieron activamente involucrados" en el anuncio de la liga sobre la multa y los hallazgos de Wilkinson.

Como parte de la investigación del comité, Goodell testificó ante el Comité de Supervisión en pleno en junio que Snyder "ha tenido que rendir cuentas" después de enfrentar una "disciplina sin precedentes" que incluía "ser removido y alejado del equipo".

Desde octubre, ha habido señales contradictorias sobre si Snyder ha reanudado las operaciones diarias del equipo. ESPN informó, y Goodell confirmó en una conferencia de prensa en octubre, que estaba operando bajo la premisa de que Snyder todavía está bajo investigación activa y que los límites que se le imponen continúan.

Pero en su declaración de julio, según el informe, Snyder testificó que "había reanudado su participación, incluso brindando 'consejos y ayuda' cuando 'se necesitaba'; siendo 'actualizado y mantenido informado' por el presidente del equipo, Jason Wright; y celebrando reuniones con el entrenador en jefe Ron Rivera sobre la temporada de fútbol y el 'futuro' de la franquicia".

"Estas diversas afirmaciones arrojan serias dudas sobre la afirmación del comisionado de la NFL de que el Sr. Snyder había sido 'responsabilizado' al ser retirado de las operaciones del equipo", dice el informe del comité.

Allen testifica sobre investigadores privados

Allen también testificó que Snyder ha tratado de persuadir a otros propietarios para que eliminen a Goodell y le dijo a Allen durante el apogeo de la controversia del himno nacional de la NFL que quería usar investigadores privados para seguir a Goodell.

"Él dijo en ese momento, 'Voy a seguir, voy a hacer que lo sigan, sigan al comisionado. Ya sabes, voy a averiguar algo sobre él", testificó Allen.

ESPN informó por primera vez en octubre que Snyder se jactó ante sus asociados de que había recolectado "chismes" sobre los dueños de los equipos y Goodell para evitar cualquier intento de obligarlo a vender los Commanders.

Allen, quien testificó que Snyder hizo los comentarios en su oficina, dijo que "no creía que hablara en serio, porque es solo, es un pensamiento loco, que voy a quemar el edificio de al lado".

Sin embargo, Allen comenzó a reconsiderarlo una vez que descubrió que otros ex empleados se habían encontrado con investigadores privados contratados por los abogados de Snyder. "Ahora, después de leer sobre todos los que están siendo seguidos en todo el país, no sé si era cierto o no", testificó Allen. "Y luego, obviamente, cuando se me ocurrió, fue como, 'Guau'".

Allen dijo que descubrió por primera vez a investigadores privados siguiendo sus movimientos mientras se mudaba a una nueva casa en Arizona en marzo de 2021. Testificó que la casa estaba en una calle estrecha con poco tráfico y que su esposa había notado un automóvil desconocido con el motor encendido estacionado afuera de su casa.

"Hice un poco de café", testificó Allen. “Y salí. Y el caballero salió del auto y dijo: 'Hola, Sr. Allen'. Dije: 'Bueno, eso es interesante. ¿Necesitas una taza de café? ¿Estás aquí para entregarme una citación o algo así?'

"Él dijo: 'No, solo estamos aquí para seguirte' y algo así como 'documentar tus acciones'".

Allen dijo que el investigador se identificó como un ex agente del FBI y le ofreció una tarjeta de presentación, y también señaló a un asociado en un segundo automóvil calle abajo que estaba esperando en caso de que Allen saliera del vecindario por otro camino. Allen dijo que preguntó quién envió a los investigadores.

"Dijo que el Washington Football Team, que aún no eran los Commanders", dijo Allen.

Allen dijo que el hombre lo siguió hasta la casa de alquiler a la que se mudaba para conseguir más cajas, y que otro investigador estaba esperando allí.

"Pensé que era despreciable", testificó Allen. "Y es peor para otros. No sé si siguieron a mi esposa. ... Pero cuando leí algunos de estos otros testimonios, sentí pena por personas que pasaron por situaciones similares".

Dijo que la vigilancia incluyó el uso de drones "fuera de la parte trasera de nuestra casa" y agregó que un investigador se enfrentó a un trabajador de la construcción en la casa para preguntarle: "Cuéntenos sobre Bruce Allen".

El comité también publicó un video de un investigador privado capturado en un sistema de vigilancia del hogar en abril de 2021 mientras intentaba recopilar información sobre la ex porrista Abigail Dymond Welch, una de las mujeres que los investigadores creen que fue capturada en videos creados a partir de tomas descartadas de sesiones de calendario de trajes de baño.

Maloney caracterizó el supuesto uso de investigadores privados por parte de Snyder como un "comportamiento extremo" que nunca había encontrado en tres décadas en el Capitolio. “Estaba intimidando a la fuerza laboral y a los ejecutivos. Cualquiera que hablara, tenía investigadores privados que iban a su casa y los rastreaban. Ir a la casa de una animadora con sus hijos y tratar de ofrecer dinero para que se callaran y tratar de intimidarlos para que no hablaran más".

El comité había revelado previamente, en un memorando de 29 páginas publicado en junio, que el bufete de abogados Reed Smith buscaba "hostigar e intimidar" y "asegurar el silencio" de los ex empleados y posibles testigos durante la investigación de Wilkinson.

El socio de Reed Smith, Jordan Siev, le dijo a ESPN en octubre que "no tenía conocimiento de ningún esfuerzo para investigar o recopilar información" sobre los propietarios, ejecutivos de la NFL o Goodell. Siev no respondió a las preguntas sobre si Reed Smith encargó investigaciones sobre ex empleados de Commanders.

En la transcripción recién publicada, los investigadores del comité le preguntan a Snyder específicamente sobre la firma, preguntando: "¿Reed Smith envió investigadores privados a la casa de Bruce Allen?"

Snyder respondió: "No estoy seguro. No lo sé".

En su declaración, Snyder le dijo al personal del comité que los investigadores privados fueron contratados para recopilar información para una demanda por difamación en la India y no formaron parte de ningún esfuerzo para intimidar o tomar represalias contra los empleados que se presentaron.

El informe de octubre de ESPN citó varias fuentes legales y del equipo que dijeron que Snyder usó la investigación de Wilkinson como una "hoja de consejos" para que sus bufetes de abogados formaran una "lista de enemigos". El informe del comité establece que los informes de ESPN fueron "consistentes con la evidencia descubierta por el comité".

Snyder ha negado haber iniciado lo que el comité ha llamado una "investigación en la sombra". Testificó que un expediente de 100 páginas con información sobre sus ex empleados, incluidas las porristas y Allen, "no tenía nada que ver" con la investigación de Wilkinson, a pesar de que su equipo legal presentó el contenido del expediente tanto a la NFL como a Wilkinson.

El informe del comité dedica varias páginas a desarrollar una línea de tiempo que abre brechas en la defensa del expediente por parte de Snyder. "El Sr. Snyder sugirió que los investigadores privados empleados por sus abogados pueden haber 'cometido un error y se han equivocado'", dice el informe. "Sin embargo, insistió en que 'solo usaron investigadores con respecto a las demandas de India'".

Intentos de culpar a Allen de cultura tóxica

En su declaración, Allen testificó que informó a Lisa Friel, vicepresidenta sénior de la NFL y consejera especial para investigaciones que estaba ayudando a supervisar la investigación de Wilkinson, sobre su experiencia con los investigadores privados en abril de 2021.

Dijo que Friel le dio la impresión de que "no estaba sorprendida" por su historia y calificó las acciones de Snyder de "conducta perjudicial" para la integridad de la liga.

"Ellos lo sabían", dijo Maloney. "Ellos lo sabían. Lo llamaron conducta perjudicial de la que luego se vuelven cómplices al ocultar la conducta perjudicial. Entonces podría continuar, literalmente podría continuar. Y eso fue, para mí, irresponsable más allá de lo creíble".

Friel también informó a Allen sobre los esfuerzos de Snyder para culparlo por la "cultura tóxica de décadas" del equipo, contándole sobre las presentaciones del equipo a la NFL sobre el papel de Allen en las operaciones diarias de la franquicia, según su testimonio.

Friel también "indicó que los Commanders fueron responsables de la filtración" de correos electrónicos racistas y misóginos vinculados a Gruden que aparecieron en el New York Times y el Wall Street Journal en octubre de 2021, testificó Allen. Los investigadores del Congreso habían descubierto previamente evidencia de que los abogados de Snyder habían proporcionado esos correos electrónicos a la liga en el verano de 2021 como parte del esfuerzo de Snyder para desviar la culpa hacia Allen.

Allen testificó que cuando se enteró de la filtración al Wall Street Journal, llamó a Friel, quien le dijo: "No lo hicimos en la oficina de la liga. Salió de su lado".

El informe señaló que el día anterior a la fecha prevista para la deposición de Allen, el equipo legal de Snyder envió al comité correos electrónicos no solicitados que "contenían lenguaje vergonzoso y contenido inapropiado" que se habían extraído de la cuenta del equipo de Allen, incluidos correos electrónicos que ya se habían filtrado a la prensa. El informe señaló que el equipo legal de Snyder había filtrado otros correos electrónicos, documentos y fotografías en un intento de desacreditar a varios otros testigos del Congreso que hicieron acusaciones contra el equipo.

“La investigación del comité encontró que la NFL estaba al tanto de la vigilancia, el acoso y la intimidación de los acusadores por parte del Sr. Snyder durante la investigación de Wilkinson”, según el informe del comité.

En su testimonio, Allen dijo a los investigadores que interpretó la "filtración" del correo electrónico como un intento de Snyder de "enviar un mensaje" a Allen de que "tenga cuidado" y que Snyder "me posee con estos correos electrónicos, que afectan mi colegas, los ex alumnos, mi familia y amigos".

En última instancia, el informe concluye: "Muchos de los correos electrónicos que filtró el Sr. Snyder no estaban relacionados con la investigación del Comité o se presentaron de manera engañosa para implicar irregularidades".

El comité dice que los esfuerzos de la liga ayudaron a Snyder

El informe dice que los investigadores fueron paralizados por la liga y el equipo se negó a publicar hasta 40,000 documentos relacionados con la investigación de Wilkinson.

En febrero, el comité publicó el contenido de un "acuerdo de interés común" previamente secreto entre la liga y el equipo que había obtenido. Al menos una fuente cercana a la investigación dice que el acuerdo es "muy inusual" y que no es algo que se haga con frecuencia dentro de la liga. Como informó ESPN en febrero, el acuerdo esencialmente le dio a Snyder poder de veto sobre la publicación de cualquier documento o información relacionados con la investigación de Wilkinson.

En ese momento, el portavoz de la NFL, Brian McCarthy, le dijo a ESPN que "la Liga, y no el equipo, tiene y determinará qué información está en condiciones de producir".

Pero el informe final del comité brinda múltiples ejemplos de cómo Snyder y el equipo "ejercieron privilegios con la divulgación de información de la NFL" al evitar la divulgación no solo de los hallazgos de Wilkinson, sino también de muchos otros documentos, incluidas varias presentaciones de PowerPoint realizadas por el equipo a la NFL y Wilkinson, videos que contienen las tomas descartadas del calendario de porristas y una auditoría de recursos humanos de 2018 que muestra deficiencias en el departamento de recursos humanos del equipo.

El comité tampoco pudo obtener un acuerdo confidencial relacionado con la supuesta agresión sexual de Snyder a la mujer en su avión en abril de 2009, ahora objeto de la investigación de Mary Jo White.

"La NFL cooperó en ocultar lo que estaba sucediendo al entrar en un acuerdo legal de interés común que realmente silenció todo el trabajo que intentaba abordarlo", dijo Maloney.

El informe del comité detalla cómo los abogados de Snyder intentaron evitar que Wilkinson entrevistara a la exempleada que acusó a Snyder. El informe indica que Snyder y el equipo no la liberarían del acuerdo que firmó, lo que impidió que Wilkinson la entrevistara.

El informe cita el reporte de ESPN de octubre que detalla cómo el abogado de la mujer había "rechazado rotundamente" una oferta de los abogados de Reed Smith de una suma de "siete cifras" si aceptaba "no hablar con nadie sobre sus acusaciones contra Snyder y su acuerdo con el equipo." Los abogados de Snyder han negado haber ofrecido dinero adicional a su acusadora a cambio de su silencio.

Los abogados de la NFL le dijeron a los investigadores del comité que, si bien la liga estaba al tanto de una "disputa" que el equipo tenía con un empleado, el equipo no reveló "la naturaleza específica de esta acusación" durante más de 10 años, y solo después de que el Washington Post comenzó a detallar problemas de acoso sexual dentro de la franquicia en 2020. Pero el informe señala que la investigación de Wilkinson no encontró ninguna violación de las políticas de la liga por no informar una acusación de agresión sexual.

En su conclusión, el comité afirma que la NFL no está interesada en proteger a sus empleados del acoso laboral, y destaca otros tres escándalos de los últimos años: denuncias de acoso sexual y racial por parte del ex propietario de los Carolina Panthers, Jerry Richardson; quejas de que el propietario de Las Vegas Raiders, Mark Davis, ignoró las acusaciones de un ambiente de trabajo hostil; y revelaciones, reveladas por primera vez en un informe de ESPN, de que el propietario de los Dallas Cowboys, Jerry Jones, pagó 2.4 millones de dólares para resolver las acusaciones de que el veterano ejecutivo Richard Dalrymple grabó en secreto a las porristas de los Cowboys mientras se desnudaban y tomaban imágenes "bajo la falda" de Charlotte Jones Anderson, la hija de Jones. Dalrymple, quien negó las acusaciones, se retiró después de una carrera de 32 años con el equipo días antes del informe.

La NFL "no ha tomado medidas clave para proteger a los empleados o evitar que ocurran malas conductas en el lugar de trabajo en toda la liga", dice el informe.

Según un documento interno obtenido por el Comité, los requisitos de presentación de informes de la NFL no consideran que las "quejas de acoso sexual en el lugar de trabajo", incluido el "acoso sexual no físico, la discriminación, las represalias", sean "conductas que socaven o pongan en riesgo la integridad de la NFL, los clubes de la NFL o el personal de la NFL" conforme a la política de conducta personal de la NFL.

Más bien, concluyó el comité, "El continuo fracaso de la NFL para tomar en serio la mala conducta en el lugar de trabajo se ve agravado por sus propias políticas que están diseñadas para proteger los intereses de los propietarios de los clubes".

Las abogadas Lisa Banks y Debra Katz, que representaron a más de 40 ex empleados de los Commanders, dijeron que el informe "definitivamente detalla no solo el extenso acoso sexual que ocurrió, sino también la participación de Dan Snyder".

"Debido a que ni el equipo ni la NFL estaban dispuestos a revelar el alcance de lo ocurrido o responsabilizar a los responsables y, en cambio, trataron de obstruir cualquier esfuerzo para hacerlo, el Congreso se vio obligado a tomar medidas", dijeron las abogadas.

¿Qué sigue?

El personal del comité recomendó que el Congreso exija que la NFL y sus clubes "demuestren el cumplimiento de las leyes laborales estatales y federales como condición para continuar beneficiándose de las exenciones federales antimonopolio, así como de los bonos exentos de impuestos utilizados para financiar la construcción y renovación de estadios deportivos".

Varias medidas del Congreso han surgido de la investigación de los Commanders. Jackie Speier, de California, miembro demócrata del comité, copatrocinó una legislación en febrero titulada "Ley sin subsidios fiscales para estadios" que eliminaría las exenciones fiscales utilizadas por los equipos deportivos profesionales. La presidenta Maloney presentó un proyecto de ley para exigir a los empleadores que den aviso previo y reciban consentimiento para tomar y distribuir imágenes profesionales de los empleados, y para prohibir el uso de acuerdos de no divulgación y confidencialidad para prevenir o interferir con la capacidad de un empleado para revelar acoso, discriminación o represalias en el lugar de trabajo.

El futuro de esa legislación es incierto. Speier se retira y Maloney perdió su elección primaria en agosto, mientras que los demócratas perdieron la mayoría en la Cámara de Representantes en noviembre. El republicano James Comer de Kentucky ya indicó que el partido republicano no tiene interés en continuar con la investigación cuando él se convierta en el nuevo presidente del Comité de Supervisión en enero.

"Esto se ha convertido en un tema enormemente importante para Estados Unidos", dice Maloney. "La NFL es una de nuestras corporaciones más respetadas. Emplea a mucha gente. Muchas personas los ven como modelos a seguir y deberían establecer el estándar de tratar a sus mujeres y hombres con respeto".