<
>

Max Verstappen ganó el GP de San Pablo, que tuvo un arranque y final de película

El GP de San Pablo, anotado como la 21ª fecha de la 74ª temporada de Fórmula 1 que se vive por Star+ (no incluye México), tuvo un inicio y un final que se guardarán en la retina de los fanáticos por varios años. Imágenes que, sin dudas, se incluirán en el anuario de 2023. Porque la cita brasileña, dominada con abrumadora amplitud por Max Verstappen como en todo el año, tuvo momentos épicos.

De arranque, todas las ilusiones de los fanáticos de Ferrari de tener uno de sus autos luchando por el triunfo en Interlagos se derrumbaron. Charles Leclerc picaba desde el segundo cajón, probablemente sin chances de presentarle batalla al poderoso Red Bull del tricampeón, pero al menos sí para pretender un podio y quién sabe, algún error, alguna falla… Pero de repente el monegasco apareció estampado contra las barreras de contención en ¡la vuelta previa! “No puedo tener tanta mala suerte”, bramaba por radio el piloto de la Scuderia. Un problema hidráulico dejó a su SF-23 en crisis y terminó afuera de carrera antes de llegar a la grilla. Momento súper caliente de la carrera brasileña. Y se armó la grilla finalmente, con el segundo lugar de partida vacío, mientras Leclerc caminaba por alejadas zonas del autódromo.

Y llegó el verde. Pero otro momento caliente se daría: bandera roja tras el tremendo accidente que protagonizó Alex Albon. El Williams del tailandés quedó destrozado tras un roce con Nico Hülkenberg y golpe con Kevin Magnussen y todos a boxes. Para ese entonces, ya Lando Norris había protagonizado un pique infernal para quedar segundo desde el sexto puesto de partida.

En este punto hay que presionar la tecla FFWD y adelantar unas 67 vueltas. En ese período, los Mercedes se cayeron a pedazos, Carlos Sainz rescató lo máximo que pudo para Ferrari, Norris mostró buen ritmo (aunque no le alcanzaba para correr a Verstappen) y el neerlandés de Red Bull… Allá… Sí, allá lejos, liderando, aplastando, apabullando. Pero quedaba el cierre de película.

Sí, el colofón de la 50ª visita de la Fórmula 1 a Brasil fue para vivir parado, mordiéndose las uñas. Porque Checo Pérez llevaba varias vueltas acechando a Fernando Alonso en la pelea por el último escalón del podio. Pero en los dos giros finales fue fantástico. Porque el mexicano aprovechó el DRS en la recta principal para superar al español, quien se había defendido varias veces de esa maniobra en vueltas anteriores. Pero el asturiano, viejo zorro, se recuperó en la cuarta curva y llegaron a la meta con el Aston Martin adelante del Red Bull por apenas 53 milésimas.

RESULTADO GP DE SAN PABLO

“Felicito a Alonso, me hubiera gustado estar en el podio. Fue una gran batalla”, dijo Checo. “La presión de Checo fue grande, cuando me pasó pensé que se iba el podio. Pero después se pasó un poquito y pensé en ir a buscarlo en la curva cuatro”, dijo el bicampeón, quien acumulaba seis carreras sin podios y con las últimas dos carreras (Austin y México) con un rendimiento muy malo del AMR23. “En México fuimos el peor equipo en cuanto a prestaciones, pero todos en la fábrica trabajaron mucho. Me pone muy contento esto”, agregó el de Oviedo. Para el tapatío, también está la felicidad de haberse casi asegurado el subcampeonato, porque a dos citas del cierre (52 puntos) le sacó 32 a Hamilton.

CAMPEONATO DE PILOTOS

Principio y final es el mejor resumen del GP de San Pablo. Para Verstappen se trató del 17º triunfo de la temporada y el 52º de su historial. Así, superó nada menos que a Alain Prost y quedó a uno del podio histórico, que tiene a Sebastian Vettel tercero, con 53. Adelante, Hamilton (103) y Michael Schumacher (91). Al neerlandés le quedan dos fechas para igualar y superar al alemán que ganó cuatro títulos en el mismo equipo que él. La próxima parada es una incógnita: Las Vegas. Circuito urbano, nocturno y con asfalto frío.