<
>

Cifras espectaculares y suspensiones a granel en la primera semana de MLB

play
No sé qué tiene que suceder para la suspensión de la temporada de MLB (1:43)

A la compleja situación de los Marlins se unieron, recientemente, dos casos de COVID en los Cardinales de San Luis. (1:43)

Varios jugadores tuvieron actuaciones realmente espectaculares en la primera semana de una temporada especial de Grandes Ligas (MLB) en medio del azote del coronavirus. Sin embargo, la cifra más importante de la arriesgada apuesta del béisbol fue la gran cantidad de partidos pospuestos como consecuencia de la pandemia.

En el aspecto individual, Giancarlo Stanton bateó .500, Nelson Cruz empujó 11 carreras, Christian Vázquez lució como Mike Piazza con el bate y como Iván Rodríguez con el guante y el lanzador Shane Bieber personificó la mejor versión de Nolan Ryan, pero sin los boletos gratis ¡Guao!

En lo colectivo los New York Yankees (4-1) y los Los Angeles Dodgers (5-2) comenzaron a mostrar las razones por la que la mayoría de simulaciones computarizadas los ubican jugando la Serie Mundial del 2020, si es que tenemos un Clásico de Otoño en este año de calamidades.

Stanton, quien ha debido lidiar con múltiples lesiones a lo largo de su carrera, bateó de 16-8 con dos dobles y dos jonrones en los primeros cinco juegos de los Yankees, que ganaron series en Washington y Baltimore, antes de llegar a casa por primera vez para enfrentar a sus grandes rivales Boston Red Sox.

El receptor puertorriqueño Vázquez bateó de 19-8 con cuatro jonrones en los primeros siete encuentros de Boston.

Bieber ha ponchado a 27 bateadores sin carreras y un solo boleto en 14.0 innings en sus primeras dos salidas de la temporada para unos Cleveland Indians, que dominan la División Central de la Liga Americana con 5-2. Bieber es el primer lanzador con al menos 13 ponches en sus primeras dos salidas de la temporada, desde que el box fue movido a 60 pies y 6 pulgadas en 1893.

Cruz, quien cumplió 40 años a principios de este mes, bateó .333 con 3 HR, 3 dobles y 11 producidas en los primeros 6 juegos de los Minnesota Twins, un favorito de la División Central de la Liga Americana, que ganó cuatro de esos encuentros.

Desde que la oficina del comisionado de las ligas mayores ordenó que se jugara una temporada recortada de 60 partidos con un ambicioso protocolo de salud y seguridad existieron dudas de que podría terminar bien, básicamente porque el COVID-19, que ha contagiado a 4,5 millones de personas y provocado la muerte de más de 150 mil, solo en Estados Unidos, ha demostrado una y otra vez ser incontrolable.
Incontolable para países, gobiernos, entidades médicas y ligas deportivas. En sentido general, nadie ha podido proclamar victoria contra el actual "Enemigo Público #1" del planeta.

Un brote de coronavirus que afectó a más de la mitad de la plantilla de los Miami Marlins forzó la cancelación de todos los encuentros que tenía el conjunto de Derek Jeter esta semana, así como los de su último rival, Philadephia Phillies, y de paso afectó los calendarios de Yankees, Baltimore Orioles, Washington Nationals y Toronto Blue Jays.

El viernes, MLB anunció que debido a dos pruebas positivas dentro de los St. Louis Cardinals se pospuso el choque nocturno contra los Milwaukee Brewers en el Miller Park. El gobierno de la pelota norteamericana reprogramó el encuentro del viernes como parte de un doble choque para el domingo, mientras que mantuvo inalterable el encuentro del sábado.

En la primera semana de la temporada se contabilizaron 15 partidos pospuestos por coronavirus, más dos por lluvia.

No fue por casualidad o capricho que la MLB y la Asociación de Peloteros de Grandes Ligas (MLBPA, por sus siglas en inglés) acordaron recortar a siete entradas los encuentros de las obligatorias dobles carteleras que deberán jugarse para completar la accidentada temporada. Tampoco fue por molestar a los puristas que MLB aprobó que en las entradas adicionales los equipos al bate comiencen el turno con un corredor en segunda base.

No sería extraño si cuando termine la serie regular, varios equipos se quedan cortos de jugar los 60 partidos de su calendario, que es una reducción del 63% del programa regular de 162 choques de la MLB.

Cuando se suspende un encuentro entre dos rivales que no tienen más enfrentamientos pendientes y el resultado del mismo no afecta el proceso de clasificar a los playoffs, es normal que no se reprograme el resto de la serie regular. Pero eso puede ocurrir con uno, máximo dos juegos. Al ritmo que van las cosas, en el 2020, podrían ser más.

De acuerdo a Elias Sports Bureau y el departamento de Stats & Info de ESPN, nunca en la historia un conjunto de Liga Americana o Liga Nacional ha jugado cinco juegos menos que el resto de sus colegas. La última vez que eso ocurrió en cualquiera de los circuitos considerados "Grandes Ligas" fue en 1890 en la Asociación Americana, cuando Baltimore jugó 38 partidos, los Brooklyn Gladiators jugaron 100 y el resto 125 cada uno.

El récord de esa versión de los Orioles podría estar a salvo, porque es muy probable que MLB prefiera cancelar la temporada antes que permitir que los Marlins u otro equipo juegue apenas una tercera parte de su calendario.