<
>

Para Gary Sánchez es tiempo de mirar hacia otros horizontes

play
¿Dónde terminarán firmando Carlos Correa y Freddie Freeman? (2:35)

Enrique Rojas analiza cuáles son los destinos más viables para los dos agentes libres más importantes que todavía no han firmado. (2:35)

El receptor dominicano debe dejar atrás su etapa con los Yankees, aprender de sus errores y demostrar todo su talento en una nueva casa

“Desde anoche (lunes) ese capítulo está cerrado. Es parte del pasado”.

Fueron las primeras palabras de Gary Sánchez ante la prensa luego de arribar a Fort Myers para unirse a su nueva organización, los Minnesota Twins.

Con ellas se cierra un una larga etapa que comenzó alrededor de 2009, cuando el dominicano era solo un prospecto que era monitoreado por los Mulos del Bronx y varios equipos más. Tres millones de dólares. 16 años. La historia comenzaba.

Con sus altas y bajas, aparentemente muchas más bajas en las últimas temporadas, todo apuntaba a que algo tenía que cambiar con Sánchez. Tal vez no imaginó que el momento llegaría de manera sorpresiva.

Junto a su compañero en los Yankees, Gio Urshela, Gary fue canjeado hacia los Twins por el antesalista Josh Donaldson y el jugador del cuadro Isiah Kiner-Falefa.

Ryan Jeffers (85 partidos y .199 de promedio de bateo) y Mitch Garver (68p y .256) fueron los hombres que pasaron más tiempo detrás del plato para los Twins en 2021.

A sus 29 años el máscara dominicano tiene una nueva oportunidad para demostrar que todo lo que se decía de él hace algunas temporadas atrás es cierto. Tiene el talento y el poder para adueñarse de la posición en Minnesota, con un nuevo escenario donde podrá trabajar en sus carencias.

En una alineación peligrosamente ofensiva, donde compartirá con sus compatriotas Jorge Polanco y Miguel Sanó, Sáchez representa otra amenaza de poder en el quinto equipo con más cuadrangulares en 2021 de manera colectiva con 228 y los que más conectaron en 2019 con 307 vuelacercas.

Era tiempo de decir adiós. Los fanáticos no estaban contentos. El equipo no estaba contento. Y a pesar de que llegaba optimista y con buena cara a los entrenamientos de los Yankees, Sánchez tampoco estaba satisfecho, sabiendo que podía lograr más,

Ahora llegó el momento de hacerlo. Nuevo equipo, nuevos compañeros, nuevo horizonte. Es tiempo de ver a un Gary Sánchez de mayor parecido al que impresionó a todos en su estreno en las Grandes Ligas.

El escenario es favorable para ver al verdadero Gary Sánchez de nuevo otra vez.