<
>

España vuelve a una Final olímpica en futbol 21 años después

play
Lo que pasó en Tokio mientras dormías - Día 12 (1:21)

El regreso de Simone Biles, un nuevo récord mundial en atletismo y la maldición del Tri en penales. (1:21)

BARCELONA -- España jugará el sábado la final olímpica de futbol ante Brasil, que superó en la tanda de penaltis a México en la otra semifinal, después de vencer a Japón gracias a un gol de Marco Asensio en el minuto 115, cuando más fundidos físicamente estaban los jugadores hispanos y más apretaba la selección nipona.

Al cabo de 21 años, cuando perdió la final ante Camerún, volverá a buscar la segunda medalla de oro en futbol, una disciplina en la que la fortuna no solió acompañar a excelentes generaciones de futbolistas que se quedaron lejos de sus aspiraciones.

Campeona en 1992, en Barcelona y con jugadores míticos como Guardiola, Kiko, Luis Enrique, Abelardo, Cañizares o Ferrer, a partir de ahí la España que contaba con una medalla de Plata en 1920 volvió al anonimato olímpico solo roto por la final de 2000.

Argentina la aplastó por 4-0 en los cuartos de final de Atlanta en 1996 y en 2012 no pasó de la fase de grupos quedando última por detrás de Japón, Honduras y Marruecos. Peor fueron las otras tres ediciones: quedó eliminada antes de la cita olímpica en 2004, 2008 y 2016. Y siempre, como en esta edición de Tokio, mantuvo una plantilla a priori capaz de pelear por las medallas.

Raúl, Karanka, Morientes o Mendieta eran cabezas de cartel en 1996; Víctor Valdés, Villa o Arteta en 2004; Raúl ALbiol, Cazorla y David Silva en 2008; De Gea, Jordi Alba, Koke, Isco o Azpilicueta en 2012 y Morata, Sergi Roberto, Saúl o Sarabia en 2016. Ninguno de ellos tuvo la fortuna de hacerse ver en una cita olímpica que premió con la plata a la generación de Sydney, en el año 2000, con Xavi a la cabeza de una selección que también contó con Puyol, Albelda, Tamudo o Marchena.

SUFRIR

En Tokio la España dirigida por Luis de la Fuente rompió la ‘maldición’ abonándose al sufrimiento desde el primer día. Jugará el sábado la final para ganar la segunda medalla de oro de su historia ante Brasil, que en las tres últimas citas olímpicas fue ascendiendo en el podio: bronce en 2008, plata en 2012 y oro en 2016... Y que con Dani Alves a la cabeza buscará suceder a Argentina como primera selección que enlaza dos medallas de oro consecutivas.

España superó como primera de grupo la fase inicial debutando con un discreto 0-0 ante Egipto, ganando por la mínima (1-0) a Australia y empatando (1-1) contra Argentina. Más aún sufrió en los cuartos de final contra Costa de Marfil a pesar del 5-2 final: En el minuto 91 Gradel marcó el 1-2 para los africanos que parecía sentenciar su eliminación... Pero entró en el campo Rafa Mir y consumó un milagro nunca visto.

En su primera intervención, en el último suspiro, logró el 2-2 que daba paso a la prórroga y en ella España apabulló con más fortuna que juego, con un gol de Oyarzabal y otros dos de Mir que le dieron el pase a la semifinal.

Otra prórroga, una circunstancia a la que se ha abonado España en este 2021 como ya ocurriera en la Eurocopa, le tocó jugar ante Japón. Y si en la semifinal de la Euro salió cruz en los penalties, en los Juegos le sonrió la fortuna con el gol, golazo, de Marco Asensio que le dio el pase a la final.

España buscará su segundo oro futbolístico el sábado. Un éxito para conmemorar un año eterno para jugadores como Pedri (72 partidos oficiales) en lo que se sospecha otra batalla contra la fatiga.