<
>

Las claves del partido: cómo lastimar a Países Bajos y de qué cuidarse

Selección Argentina buscará el pasaje a las semifinales en el Mundial de Qatar ante Países Bajos, luego de haber eliminado a Australia en octavos de final. Será un rival de mucho riesgo el conjunto de Louis Van Gaal, el primer rival de real jerarquía al que la Albiceleste enfrentará en esta Copa del Mundo.

Países Bajos suele jugar con un esquema de cinco defensores, que se va a acomodando de acuerdo al partido como línea de tres, con dos laterales-volantes que pasan al ataque, más dos volantes definidos y tres delanteros.

Virgil Van Dijk es el referente de la defensa, junto con Nathan Aké o De Ligth por izquierda y Jurrien Timbre por derecha. El hombre de Liverpool es una garantía en el fondo y está muy bien acompañado.

Pero la Naranja es una selección que sale a presionar, que busca recuperar el balón en campo rival, y esa característica ofensiva puede ser una invitación a los ataques de los delanteros argentinos, ya sea a través de Messi o de Julián Alvarez. Por supuesto, también este esquema juega a favor de la velocidad de Di María si es que Angelito juega de entrada, o de Angel Correa, por caso, si lo reemplaza. De esa manera la Argentina puede lastimar.

Ecuador, uno de los equipos que más complicó a los europeos (empataron 1 a 1 en fase de grupos), e incluso mereció algo más el conjunto de Gustavo Alfaro, que lo superó en muchos tramos del partido por las bandas, con un gran trabajo de Estupiñan, por caso.

El mediocampo cuenta con la jerarquía de De Roon y Frankie de Jong, pero si los volantes no cierran bien sus espaldas y dejan huecos con la línea defensiva la Argentina tendrá allí tierra fértil para aprovechar. Hay que presionarlos y no dejarlos jugar, ya que con campo abierto y opciones son muy peligrosos.

Sin embargo, en el retroceso, Países Bajos demostró ser un equipo vulnerable y al que se lo puede complicar. Claro, tiene jerarquía y como todo equipo con jugadores determinantes muchas veces no necesita ser el dueño del partido para definirlo a su favor.

En cuanto a lo que habrá que tener en cuenta para no sufrir, o sufrir lo menos posible, los argumentos de Países Bajos están claros.

Por un lado, son muy fuertes en el juego aéreo. Van Dijk con 1,93 metro es el caudillo de la línea de fondo, uno de los mejores centrales del mundo y en la pelota parada en ataque es muy peligroso. Uno de los jugadores más importantes en Países Bajos en Memphis Depay. El jugador de Barcelona puede ser un problema para la defensa argentina si está enchufado y tiene espacios. Es un futbolista habilidoso, de buen dominio de balón y buena pegada.

Una de las revelaciones es Cody Gakpo: el joven del PSV arrancó como suplente, se ganó la titularidad a fuerza de goles y buenas actuaciones y hoy es inamovible en el esquema de Van Gaal.

Más allá de los nombres, la Argentina deberá estar atenta a no descuidarse ni un segundo a la hora de marcar cuando ataca, ya que Países Bajos tiene transiciones muy rápidas y lo demostró ante Estados Unidos, por caso, en los octavos.

Aún siendo dominando, atacó rápido por las bandas y con centros precisos atrás comenzó a torcer a su favor un partido que se presentaba parejo y donde por momentos había sido superado.