<
>

El deseo de ganar: Tigres

play
Miguel Herrera: "Ganó el equipo que buscó el triunfo" (1:55)

El DT de Tigres habla luego de la voltereta en el juego de ida de Semifinales contra León. (1:55)

Tigres vio su suerte en el duelo ante León, pero sus deseos de ganar lo llevaron a darle una alegría a su afición en los minutos finales del partido

Que buena semifinal. Otra vez gana el deseo a la estrategia. No importa si el deseo te desborda y por lo mismo, te pone en situaciones de derrota porque tu pensamiento siempre es ganar.

Ayer por la noche, Tigres dio una demostración que por nada del mundo dejara esta oportunidad de ser campeón. Por supuesto que la calidad de su plantel es importante, pero más importante fue el ímpetu que pusieron en la cancha para ganar. Esto les llevo a dejar espacios grandes atrás, Rodríguez y Aquino dejaban la zona defensiva que el rival quería y aprovechó para irse adelante en el marcador, pero su accionar fue como la de cualquier peleador de barrio, que después de recibir un golpe y tirado en el suelo, con la sangre en la cara, se levanta y conecta dos goles para aniquilar al rival: el deseo triunfa.

Siempre pensé, antes del juego, que el Leon se defendería atacando, que sus jugadores no tenían las tablas de mantenerse atrás y sobre llevar el juego y que, por la insistencia y formas, se llevarían la victoria. No fue así, Tigres no los dejo salir y cada minuto fue un intento de pata anotar.

En el torneo su accionar no fue así. La realidad fue un equipo más precavido y predecible, resultado de los muchos años que estuvo viviendo y triunfando con su antiguo líder.

Ayer y en muy poco tiempo, la idea general del Sr Herrera se vio plasmada. Nada exquisito pero muy a lo que siempre quiere expresar: arrojo, desparpajo, conquistadores, espectáculo, ante un rival sin uñas ni garras, haciendo ver que el Leon no es como lo pintan y demostrando, una vez más, que el fútbol en esta liguilla está pasando por caminos más de carácter psicológico que tácticos y que no solo pueden ser arma para equipo poco amueblados en cuanto a calidad; Tigres es un grande en presupuesto, pero más grande en asuntos no cuantificables como son el tamaño de su corazón.