<
>

Roberto Hernández se muestra consternado y pide sentar un precedente en el fútbol mexicano

play
Dueños de la Liga MX definirán en asamblea extraordinaria el futuro de las barras bravas (2:39)

Míkel Arriola, presidente de la competencia, confirmó que implementarán medidas para mejorar los protocolos de seguridad en los estadios. (2:39)

El técnico campeón del fútbol guatemalteco con Deportivo Malacateco expresó su tristeza por lo ocurrido en La Corregidora

MALACATÁN, SAN MARCOS – Los hechos de violencia que se registraron entre los aficionados de Querétaro y Atlas, trascendieron fronteras dando una mala imagen del balompié azteca, donde se reportaron que un total de 26 personas requirieron atención médica hospitalaria.

El partido se disputaba en el Estadio Corregidora por la jornada 9 de la Liga MX y se suspendió al minuto 63’ tras estallar una pelea entre barras en los graderíos del escenario deportivo, que obligó la invasión de cancha para resguardarse de los enfrentamientos.

La entidades como FIFA y Concacaf han emitido comunicados de prensa calificando de inaceptables e intolerables los actos de violencia presentados en Querétaro. Por su parte, Mikel Arriola, presidente de la Liga MX, reconoció que la posible desafiliación de los Gallos de Querétaro no está descartada y estudian todos los escenarios para tomar una decisión.

En Guatemala, las imágenes y videos de lo acontecido, se difundieron en redes sociales de forma inmediata. De hecho, este domingo el Deportivo Malacateco, actual campeón del fútbol nacional, salió al terreno de juego con una pancarta pidiendo paz, amor y libertad.

Tras concluir el compromiso en el Estadio Santa Lucía, donde Malacateco venció 2-1 a la Antigua GFC por la jornada 11 del Torneo Clausura 2022, el técnico mexicano Roberto Hernández mostró su tristeza por lo ocurrido en su país natal.

La Federación Mexicana de Fútbol tiene que tomar cartas fuertes en el asunto. Generar un precedente y a partir de aquí no pueden suceder estas cosas en el fútbol, en ninguna parte, ni en el barrio, mucho menos en una cancha de fútbol profesional. Me duele mucho, quiero llorar porque me entristece mucho que el fútbol tenga estas manchas rojas de sangre en la cancha y eso no puede suceder”, expresó Roberto Hernández en entrevista televisiva con Claro Sports.

Sé que es bien difícil porque hay muchos intereses y economías bien fuertes en el fútbol mexicano, pero por encima de todo eso está la paz, la familia y la vida del ser humano, que no puede correr riesgo nunca. Ojalá se tomen las medidas necesarias para que esto no vuelva a repetirse nunca más en el fútbol”, puntualizó Hernández con una voz cortada que reflejaba su tristeza.

Hasta la tarde de este domingo, de acuerdo al reporte de ESPN en México, en la Fiscalía General de Querétaro extraoficialmente, no existe ningún detenido de momento.

Mientras que en conferencia de prensa, Mikel Arriola, comentó que a partir de la jornada 10 ninguno de los grupos de animación visitantes podrán ingresar a los estadios. “Te anticipo que las barras visitantes ya no irán a los estadios”, manifestó.