<
>

Adrien Broner está de vuelta, reta a Nate Díaz a una pelea de boxeo

play
El Rostro Latino del Deporte: No. 9 Nate Díaz (1:13)

Celebramos el Mes de la Herencia Hispana buscando identificar quién es el Rostro Latino del Deporte con una lista elaborada por ESPN Deportes y FiveThirtyEight. En el puesto número nueve aparece el hijo favorito de Stockton, California, Nate Díaz. (1:13)

Adrien Broner (34-4-1, 24 KOs) tiene un problema.

El extrovertido pugilista estadounidense que se apoda 'The Problem' (El Problema) no ha podido resolver la ecuación de su vida y deambula dando tumbos a ver qué pesca en aguas turbulentas.

Broner, un ex campeón mundial en cuatro divisiones de peso (130, 135, 140 y 147 libras) que parecía sería el heredero natural de Floyd Mayweather Jr. por su estilo elusivo, excentricidades y verbo incontinente, acaba de retar en redes sociales al peleador de Artes Marciales Mixtas (MMA), Nate Díaz, a una pelea de boxeo.

"@natediaz209 si vienes al boxeo te daré todo lo que buscas #HAGÁMOSLO", publicó en su cuenta de Instagram junto a una foto de ambos.

Nada novedoso en tiempos donde youtubers pelean entre sí, atletas de deportes de equipo se suben al ring y gladiadores de MMA traspasan fronteras para enfrentar a profesionales del Arte de Fistina.

Hasta ahí, todo entra en el rango de lo "normal". Tampoco sorprende que Broner lance la invitación cuando hace alrededor de mes y medio desistió de combatir contra Omar Figueroa Jr. (28-3-1, 19 KO's) argumentando problemas de salud mental.

"Lo siento por todos mis fanáticos, pero la salud mental es real y no voy a jugar dentro del ring", escribió Broner a mediados de agosto, poco antes de contender con Figueroa. "He visto morir a mucha gente jugando con [su] carrera boxística y eso es algo que no haré.

"Solo oren por mí. Me encanta el deporte del boxeo hasta [sp] como para no darlo todo y siento que me quedé corto antes porque mi mente no estaba al 100% allí y me condenaré [sp] si vuelvo a cometer ese error".

Su interés de regresar tan pronto al ensogado resulta natural. Un peleador con su talento y que bebió de las mieles del éxito desea estar en el vórtice del huracán, con todos los reflectores sobre él, para lucirse donde más brilla.

Lo curioso es que invite a un artista marcial y no un boxeador para su retorno.

Broner iba disparado a la cúspide del boxeo cuando su vida se descarriló. Rompió relaciones de mala manera con Floyd, su ídolo y mentor. Y se involucró en varios problemas fuera del ring que repercutieron en su rendimiento, al punto de perder cuatro veces y empatar una en sus últimos 12 combates.

Situación que se hace más alarmante si solo se toma en consideración las últimas cuatro presentaciones. Entre julio de 2017 y febrero de 2021, Broner tuvo balance de una victoria, dos derrotas y una igualdad.

Para rearmar su carrera necesita más que a Nate Díaz y la popularidad que éste arrastra.

Si la propuesta es meramente cuestión de negocios, algo así como lo hecho por Mayweather Jr. y Conor McGregor en el pasado reciente, pues bien, puede ser rentable. Entra en el rango de lo posible que estos dos "chicos malos" generen cifras respetables.

Pero es un sinsentido desde el punto de vista deportivo. La fortaleza de Díaz, que puso fin a su vínculo con la UFC tras derrotar en septiembre a Tony Ferguson, es el trabajo en el suelo, en consonancia a sus antecedentes en el Jiu Jitsu brasileño, donde es cinta negra tercer dan.

Díaz, de 37 años y que no había respondido al reto, no tiene nada que hacer en un ring de boxeo. Será carne de cañón.

Broner lo sabe y no debería tener dificultades para derrotarlo. Pan comido, dirían, aunque llegaría con el valor agregado de la crítica desde todos los ángulos. Muy pocos, para no ser absoluto, validarían el combate.

A los 33 años, Broner necesita primero recuperarse mentalmente al 100 % para luego buscar una pelea de aclimatación que le coloque en el camino correcto hacia una nueva carrera por un cinturón de campeón mundial. Edad y talento tiene para hacerlo. Solo tiene que resolver su Problema.