<
>

Cody Bellinger de los Dodgers sobre la victoria de la Serie Mundial, la celebración conjunta de los Lakers y su aparición en el nuevo Assassin's Creed

play
Bellinger sigue saboreandose la victoria en la Serie Mundial (2:44)

Cody Bellinger habla sobre la victoria de los Dodgers en el Clásico de Otoño y lo bien que se sintió la misma. Además discute el amuleto de buena suerte que son los Jonas Brothers. (2:44)

Luego de su debut en MLB hace cuatro años, la hoja de vida del inicialista de los Los Angeles Dodgers Cody Bellinger compara bien con algunos de los mejores veteranos del deporte: Novato del año 2017, dos veces Todos Estrellas, MVP de la SCLN 2018, MVP de la Liga Nacional 2019, ganador del Guante de Oro 2019 y, a partir del martes pasado, campeón de la Serie Mundial 2020.

Y su puntuación recibirá un gran impulso el martes 10 de noviembre, ya que esa la fecha de lanzamiento del videojuego Assassin's Creed Valhalla, en el que aparecerá la imagen de Bellinger como uno de sus personajes.

Antes de retirarse a su Arizona natal después de traer a casa el Trofeo del Comisionado, el hombre al que llaman Belli le habló a ESPN por Zoom sobre su loco año 2020, el arma secreta de los Dodgers (los Jonas Brothers), su alter ego vikingo rudo y por qué siempre parece que se acaba de ingerir una sustancia energizante.

Esta entrevista ha sido editada y resumida para mayor claridad.

ESPN: Los Angeles Dodgers, campeones de la Serie Mundial 2020. ¿Cómo se siente eso?

Cody Bellinger: Se siente bien. Y cuando tú lo dices, simplemente es como sentir de nuevo un gozo en el corazón. Es algo loco. Hemos pasado por muchas cosas como equipo. Hemos tenido el mismo núcleo, en su mayor parte, desde que estoy en las grandes ligas. Estamos tan unidos como grupo, y es una buena sensación cerrar finalmente el asunto con estos muchachos.

ESPN: En nombre de toda la ciudad de Los Ángeles, gracias por traer un título a casa en nuestra comarca. Han pasado dos semanas y media largas desde la última.

Bellinger: [Risas] Todos lo necesitaban. Gran sequía. Dos semanas y media en tiempos de COVID es mucho tiempo.

ESPN: ¿Cuáles son algunos aspectos destacados o menos destacados de la celebración desde la final?

Bellinger: Lo malo fue que no recibimos una ducha de champán. No tuvimos la celebración ideal de la Serie Mundial, pero la aprovechamos al máximo. Regresamos a la burbuja y encontramos un lugar para pasar el rato, bebimos unas cervezas y pasamos el rato junto al fuego. Hacía 30 grados afuera en Texas, helando. Pero fue un sentimiento tan bueno. Mi mamá, papá, hermana, su esposo y mi hermano Cole estaban en las primeras filas, pero no pudieron entrar al campo, así que no pude celebrar con ellos. Pero estaban en las primeras filas y fue genial verlos.

ESPN: No es la celebración típica, en parte debido a Justin Turner, quien fue retirado al final del juego por una prueba positiva de COVID-19. ¿Qué se siente al evitar a un compañero de equipo en esa situación, como si fuera una papa caliente con barba?

Bellinger: La situación más extraña en la que hemos estado. Aún no tiene ningún sentido. Estuvimos en la burbuja todo el tiempo. Nadie entraba ni salía. Íbamos del autobus al terreno. Ni siquiera supe sobre la prueba positiva de Justin; me enteré en la parte alta de la novena, o en la parte baja de la octava, cualquier entrada que estuviéramos bateando. Al siguiente lanzamiento, Mookie Betts conectó un cuadrangular, y luego en ese punto uno lo que piensa es, "Oh, hombre, estamos a punto de ganar un campeonato, ¡vamos, vamos!" Eso es lo único que tienes en mente. Pero esa situación era tan 2020. Eso es todo lo que puedes decir: estamos en 2020, hombre. Y todos los que viven en este momento lo entienden.

ESPN: ¿Viste que uno de los Jonas Brothers te mencionó en un mensaje en Twitter? Nick señaló que tú, Patrick Mahomes y Lewis Hamilton ganaron después de asistir a un concierto de ellos, así que quieren algo de crédito.

Bellinger: Son el amuleto de la suerte. Sí, fui a un concierto de los Jonas Brothers, hombre, parece que fue hace dos años, pero fue a principios de este año, y sé que Mahomes y Hamilton son campeones, así que tal vez tengan suerte. Me gustan los Jonas Brothers. Creo que tienen buena música. Son pegadizos. Cuando estás en un campo de golf, quieres Jonas Brothers y música country. También son grandes personas.

ESPN: Si estamos dando créditos ahora, quiero algo de crédito porque comenzaste la temporada conmigo, Christian Yelich y Las cámaras de ESPN en un bar bebiendo cervezas.

Bellinger: Estás bateando mil, de 1-1. Eres un miembro del Salón de la Fama. Tendremos que hacerlo todos los años en marzo.

ESPN: De nada. Ese día casi predijiste una victoria de la Serie Mundial, citando la incorporación de Mookie Betts. ¿Estuvo a la altura de lo que esperabas?

Bellinger: Y más. Cuando miras desde la distancia, te das cuenta de que Mookie es un talento superestrella, pero verlo trabajar es especial. Puedes aprender mucho de él. Mookie hace todas las pequeñas cosas y trabaja duro para ser uno de los mejores jugadores del juego, y también es un compañero de equipo increíble. Te hace querer trabajar, hombre. Es muy impresionante.

ESPN: Imaginemos, dentro de unos años, que sus futuros hijos te pidan que describas a este equipo de los Dodgers. ¿Qué les dirías?

Bellinger: Les diré qué es la resistencia, cómo tuvimos nuestras espaldas contra la pared y cómo eso nos hizo más fuertes. Abajo 3-1 [en la SCLN] y pensamos, "Bueno, ¿por qué no? Tenemos el mejor equipo. Lo tuvimos todo el año. Salgamos y demostrémoslo". Y lo probamos, hombre. Luego, en el Juego 4 de la Serie Mundial, esa bofetada en la cara, ese juego loco [cuando los Rays se recuperaron para ganar en la parte baja de la novena entrada]. ¿Qué pasó? Entramos en el vestuario y los chicos dicen: "Tenemos que dejar esto atrás". El grupo que tuvimos, la positividad que tuvimos fue especial.

ESPN: Tantas historias geniales con esta Serie Mundial. ¿Tienes una favorita?

Bellinger: Por mucho, Clayton Kershaw. Es tan bueno, tan talentoso. Es un tipo increíble, un compañero de equipo increíble, un padre increíble. Para que finalmente lo lograra, hombre, lo abracé después de que ganamos, y fue la mejor, la mejor sensación del mundo. Se lo merece más que nadie.

ESPN: Aquí hay una historia subestimada: Juego 6 de la Serie Mundial, te lanzas hacia el plato en la parte baja de la quinta entrada, y mucho antes del pitcheo, comienzas a abanicar tu bate como un hombre salvaje. Parece haber cierta confusión sobre si se trataba de un desagradable ataque de avispas o simplemente una suave polilla revoloteando a tu alrededor.

Bellinger: Era una avispa. Me iré a la tumba pensando que era una avispa. [Risas] Escuché un zumbido, y mientras me enfocaba en el lanzador, una abeja que estaba cerca casi golpea mi ojo y me sobresaltó. Yo estaba como, "Voy a intentar golpearla". Pero si la golpeaba, podría haber intentado atacarme, y ese día me fui de 3-0. No estaba bateando nada, así que fallé en darle a la abeja. Era un buen momento para fallar.

ESPN: Llévame de regreso al Juego 7 de la SCLN. La pizarra estaba 3-3 en la séptima entrada, estás en el plato. Conectas en un jonrón solitario para irse al frente. ¿Qué pasa después?

Bellinger: Estaba luchando duro, la cuenta estaba en 2-2, y sabía que si el siguiente lanzamiento era una recta, intentaría conectarla, y se sentía bien. Es ese momento en el que sabes, hombre, y luego te desmayas. No quise caminar [hasta la primera base]; simplemente sucede. Fue solo un momento genial. Fue increíble.

ESPN: Continuamos con este momento destacado, si se puede llamarse así: estás corriendo alrededor de la tercera base, llegas al plato y ...

Bellinger: Yo me disloqué el hombro en 2014 y ya no es el más fuerte. Se me ha salido de sitio varias veces y nunca es algo agradable. Normalmente celebramos con [un golpe de antebrazo] y Kike [ Enrique Hernández], me dio uno muy fuerte y mi hombro se salió de sitio. Sabía que se había salido de inmediato. Dije: "Maldita sea, Hasta aquí llegué". Traté de evitar que todos lo tocaran, me metí a la sala de entrenamientos. Yo estaba como, "Tienes que ponerme mi hombro en su sitio ahora mismo". Lo volvieron a colocar y yo salí a la defensiva. Tuvimos un día libre al día siguiente, que era muy necesario.

ESPN: ¿Qué aprendimos de esto?

Bellinger: Para celebrar, el toque de pies es lo mejor. Cero golpes de codo.

Ahora, llévame de regreso a la Serie Divisional, el Juego 2. La atrapada de la temporada, el tipo de juego que te coloca en el folclor de los Dodgers. ¿Dónde se ubicará eso entre los logros de su carrera?

Bellinger: Se me puso la piel de gallina ahora mismo pensando en ello. Está ahí bien arriba. ¿Eso fue en el Juego 2? ¿Ganar la serie? Sí, sí, sí, ese fue el Juego 2. El estadio de Texas tiene un enorme jardín central, así que es divertido jugar a la defensiva y simplemente correr.

ESPN: ¿Y qué hay del juego de la Serie Mundial: conectas un jonrón y LeBron tuitea sobre ti, incluso bromea sobre el toque de tu pierna. ¿Viste eso?

Bellinger: Sí, lo vi justo después del juego. Todos mis amigos me lo enviaron, como, "¡Oye, tienes a LeBron tuiteando sobre tí!" Incluso si eres un atleta, sabes que LeBron James es LeBron James, el GOAT (EL Mejor De Todos Los Tiempos) de todo, así que fue genial. Los Lakers definitivamente nos motivaron. Cuando los vimos ganar, pensamos: "Con lo que tenemos en este vestuario, podemos hacer lo mismo. Tenemos mucho talento".

ESPN: Inevitablemente, habrá algunas personas, aquellas con las que probablemente no sea muy divertido pasar el rato, que dirán que hay un asterisco junto a este título. A ellos, ¿qué les dices?

Bellinger: Quiero decir, si viste los playoffs, era algo tan real como el béisbol de playoffs. Y nosotros y los Rays fuimos los dos sembrados No. 1 en la temporada regular, con razón. No, es algo que hay que ganárselo. Es algo bien ganado. Fue un año desafiante y nos lo ganamos.

ESPN: Has tenido un año memorable, por decir lo menos, y ni siquiera hemos llegado a esta noticia de última hora: eres un personaje del nuevo juego de Assassin's Creed: Valhalla.

Bellinger: Estoy emocionado. Me encantan los videojuegos, así que cuando escuché que tendría la oportunidad de ser un personaje en un gran videojuego, estaba emocionado, realmente lo estaba. Soy una especie de apasionado de los videojuegos. Mi hermano y yo jugamos Assassin's Creed en el pasado y nos encantaba. Los gráficos son tan realistas. Es un juego que te ocupará mucho tiempo.

ESPN: ¿Dónde podemos encontrar tu personaje?

Bellinger: Puedes encontrarme en el modo de historia. Tienes que vencerme en el desafío para avanzar al siguiente lugar. Mi nombre es Otta Sluggasson, se traduce como "bateador poderoso" o "gran bateador" o algo así. Fue muy emocionante cuando estaba filmándolo y pude balancear un bate, un palo o un hacha, así que fue súper natural para mí.

ESPN: ¿Otta empuña un bate en el juego?

Bellinger: Tengo un gran tronco de árbol. Como probablemente lo que usaron en la década de 1920, Babe Ruth y ellos, como una gran cosa de madera. Es genial. El personaje se parece a mí. Tiene mi voz. Es una locura.

ESPN: ¿Cómo fue el proceso de captura de movimiento?

Bellinger: Genial. La única vez que lo he visto fue detrás de escena cuando estaban haciendo películas de acción. Tienes un montón de pelotas, sensores de movimiento y un traje ajustado. Y tuve que afeitarme toda la cara, parecía un niño pequeño. Mientras me movía, podía ver a mi personaje, mi vikingo, en la pantalla. Me balanceaba y caminaba como lo haría un vikingo, con los músculos extendidos, todo grande. Peso 190 libras. Se sentía muy bien ser vikingo. Pude hacer movimientos vikingos y le agregué un swing de béisbol. No puedes pelear conmigo, pero Otta Sluggasson ganaría si hubiera peleas.

ESPN: ¿Cómo planeas pasar el resto de tu temporada baja reducida?

Bellinger: Me acabo de mudar a una casa en Arizona. Estoy aquí con mi hermano y mi hijo [su amigo] y mi novia. Mis padres y amigos viven cerca. Hoy voy a comprar un televisor para poder ver fútbol. Estoy emocionado de pasar el rato, relajarme y sumergirme un poco.

ESPN: Serías el primero en admitir que personalmente no tuviste tu mejor temporada.

Bellinger: Definitivamente no, no.

ESPN: ¿A qué atribuyes eso y cómo puede cambiarlo?

Bellinger: No hay excusa para ello, pero casi me alegro de que haya sucedido porque me convertí en un mejor jugador hacia el final de la temporada. Jugamos 60 de 162 juegos, como si me quedaran 120 juegos. Es una mentalidad diferente cuando tienes 50 juegos, como, "Maldita sea, ¿nos quedan 10 juegos?" Normalmente, cuando vas por 50 juegos, piensas que te quedan ciento y tantos juegos. Pero me sentí realmente bien en los playoffs y hacia el final de la temporada y me sentí consistente, y simplemente lo tomaré a partir de ahí.

ESPN: Has logrado mucho en tu corta carrera, Todos Estrellas, MVP, Guante de Oro, Novato del Año, campeón de la Serie Mundial. ¿Qué te queda, en cuanto a tus metas?

Bellinger: La mejor sensación del mundo es ganar un campeonato de la Serie Mundial. Se siente tan bien y te da más hambre. Eso vence a todo lo demás por un millón, ni siquiera está cerca, así que lo que voy a hacer es seguir divirtiéndome con el juego, confiar en mí mismo y traer más anillos a casa. No quieres solo ganar uno y ya. Es como, "¿Por qué no queremos este sentimiento todos los años?" Hemos estado en el otro lado, donde te vas a casa sin el anillo. Eso apesta. Sí, no somos un equipo que va a ganar solo uno y ya.

ESPN: Tanto LeBron como el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, manifestaron su deseo de ver una celebración para los dos equipos. El alcalde dijo que está abierto a sugerencias. Supongo que lo que estoy diciendo es, ¿te importaría recibir un barril para nosotros?

Bellinger: Están llegando. Seguro que quiero celebrar con la ciudad de Los Ángeles. Ojalá pudiéramos tener un desfile. Ese es el sueño de todos. Quizás algún día tengamos un desfile conjunto o algo así. Creo que la ciudad de Los Ángeles se lo merece.

ESPN: Hablando de un "desfile conjunto", todo el mundo en L.A. quiere saber por qué tu siempre parece que andas como si hubieses ingerido alguna sustancia.

Bellinger: [Se ríe] ¡Es mi cara! Probablemente parezco eso ahora mismo, ¿no es cierto?

ESPN: Sí, pero bueno, al menos suenas coherente.

Bellinger: Es gracioso, hombre. Veo todos los memes en Instagram y Twitter y todo. Obviamente no estoy drogado. Puede que lo parezca, pero así es como me veo. De hecho, hay una foto mía en la Serie Mundial de Pequeñas Ligas donde me veo así también, así es como siempre me he visto. Prometo a todos que no estoy drogado. Venga. No se puede jugar al béisbol así. Es imposible.